Seguidores

10 ago. 2015

Creedence Clearwater Revival - Creedence Clearwater Revival (1968)

Tal vez pueda verse como algo raro que un grupo que en general estuvo más ligado hacia el country rock y otras cosas afines que a la psicodelia y que además en México se le haya sobrevalorado mucho en la era de Avándaro haga gala en este blog que está dedicado casi exclusivamente al mundo psicodélico de los 60's y 70's, pero este debut vale la pena que sea mencionado, ya que pocas veces se le hace mención, además de contar con un sonido muy ácido e influenciado por otros grandes de la época también originarios de San Francisco como lo son Quicksilver Messenger Service, Country Joe & The Fish, Moby Grape y Grateful Dead, aunque después tomarían otro camino como lo dije al principio, debo decir que lo hicieron de una manera excelente y no por nada son tan importantes hoy en día, además este no es un blog de hipsters o de imbéciles a quienes les preocupa mucho lo "underground" y "comercial" en la música, los grupos chingones lo son, sin importar su popularidad o su fama, ¿Quién está de acuerdo conmigo?

En fin, el Cridens (como les dicen aquí en México) era una excelente banda y que su toque tan especial radica en la sencillez de su música, pero siempre habrá gente imbécil que no sepa apreciar algo que no tenga "virtuosismos", "locuras" o que no sea "revolucionario e innovador", pero los que ya los conozcan y les gusten los Creedence por sus rolas más conocidas como "Down on The Corner", "Green River", "Born on The Bayou" etc. Y a los que les guste la escena de San Francisco que tanto proliferó en los 60's, no pueden pasar por alto este álbum.

No aportaré datos biográficos de los Creedence porque seguramente la mayoría conoce su historia, así que me enfocaré en el disco y su contenido, nada más.

1968 fue un gran año para la psicodelia junto con el famosísimo año anterior 1967, pues este trajo a la luz discos de gran calidad entre ellos los debuts de The Fraternity of Man, Quicksilver Messenger Service, Ill Wind, Blue Cheer, Iron Butterfly, The Art of Lovin', Haymarket Square, Gandalf, Savage Resurrection, SRC, Mad River, Plastic Cloud, Neighb'rhood Childr'n, The Yankee Dollar, Steppenwolf, Mount Rushmore etc. Y por supuesto no hay que olvidar que salieron obras maestras del estilo como el "Anthem of The Sun" de Grateful Dead y el "Cheap Trills" de Big Brother & The Holding Company, solo por mencionar unos, y los Creedence para debutar recurrieron al rock ácido que estaba de moda en Haight-Ashbury en aquel entonces, aunque lo aderezaron con ciertos elementos de rhythm and blues, soul y country que finalmente se convertirían en parte integral del grupo en sus siguientes discos.

En todo el disco nos vamos a encontrar con cintas en reversa, efectos psicodélicos y largos jams que tienen gran deuda con John Cipollina, Barry Melton, Jerry Miller, Sam Andrew y Jerry García, aunque por supuesto John Forgety no es tan virtuoso como ellos, sin embargo hace un gran trabajo en la guitarra lider, la cual la hace sonar realmente pacheca con su tremolo y sin la necesidad de agregar fuzz o mucha distorsión, sin embargo los temas suenan ácidos y directos.

El cover de Screamin' Jay Hawkins "I Put a Spell on You" que es precisamente el tema que abre al álbum lo tocan de una manera viajadísima y hasta hicieron un clip promocional (video en nuestros días) que tenía un montón de efectos psicodélicos, completamente coherente con la música, igualmente el otro cover de "Suzie Q" de Dale Hawkins (que aquí gozó de mucha popularidad en su versión corta) probablemente fue inspirado en la versión que tocaban Quicksilver Messenger Service en sus directos, además de presentar una guitarra al más puro estilo del gran Cipollina, también cabe destacar las pachequísimas "Gloomy" y "Walk on The Water" con todo y sus cintas en reversa, mientras que las otras canciones también muestran deuda no solo con la banda que grabó el "Happy Trails" en el Fillmore West y Fillmore East en 1968, sino también con Country Joe & The Fish, Moby Grape y en menor medida con Grateful Dead y los 13th Floor Elevators.

En fin, un disco que no debe faltar en la colección de alguien que se hace llamar "gran conocedor" del rock.

1 comentario:

Paula dijo...

ah sido una gran banda, de las que nunca se repetirán ni en mil años