Seguidores

20 abr. 2020

Sainte Anthony's Fyre - Sainte Anthony's Fyre (1970)


Seguimos en la cuarentena. El aburrimiento y la incertidumbre se han mezclado a un punto en el que es mejor aplicar la estrategia del conspiranoico-new age promedio de no ver las noticias y menos cuando la mayor parte de los periodistas que salen en los noticieros son gente cínica, vendida y doblemoralista, y no lo digo por defender al blandito de nuestro presidente (Andrés Manuel López Obrador, alias “el Peje”) con sus estúpidas políticas progres, sino, porque gente como Ciro Comes Mierda Gómez Leyva, Javier Alatorre o Joaquín López Dóriga, son tan anti-éticos, irresponsables y mierderos, que son capaces de incitar a que la gente salga de sus casas en mera pandemia con el único fin de joder al actual mandatario. Así, se vuelve preferible ver por 4 horas seguidas a Mr. Bean o ponerse a ver películas, que ver noticieros. Ahora, queridos lectores, para que no se me desesperen, pues es hora de un nuevo disco por aquí, que es probable que ya conozcan o que al menos, lo tengan ubicado de vista.

Este es uno de esos discos que el listillo promedio que presume de ser muy conocedor del rock pesado subterráneo o de que le gusta la psicodelia dura, ignorará de su existencia o no le gusta porque suena muy lo-fi y crudo para su gusto, ya que él prefiere álbumes y grupos sobrevalorados e irrelevantes (Dígase: Leaf Hound, Captain Beyond, Budgie, Incredible Hog y demás), pero por recomendación de un gran amigo sueco que ya lleva fácil uno o dos años desaparecido de la red, decidí escucharlo y desde la primera vez me gustó, pues a pesar de que la calidad de sonido del disco parezca que fue grabado para una audición o que lo grabaron en una de sus tocadas con una grabadora de 2 pistas entre el público, aquí escuchamos a una banda con mucho potencial en su estilo: Hay energía desbordante, una atmósfera directa del garaje o el sótano, mucha lisergia, potencia y dureza, es decir: Los elementos necesarios para hacer un buen disco de heavy psych.

Sainte Anthony’s Fyre eran originarios de Trenton, Nueva Jersey (lugar que también vio nacer a Negative Space por este mismo tiempo), se formaron en 1967, después de que todos sus miembros colaboraran en diversas bandas de garage, bubblegum y soul. El grupo estuvo conformado por el baterista inglés Bob Sharples, el guitarrista Greg Ohm y el bajista Richy Helmke, luego en 1968, se les uniría Tom Nardi en el bajo, cuando Helmke tendría que irse a Vietnam a hacer servicio para la armada estadounidense.

Al estar representados por Dickie Diamond (quien representaba a Patti LaBelle), consiguieron tener un contrato con CBS y grabaron algunas canciones que hoy están perdidas. Luego, a alguien se le ocurrió la idea de que se fueran a grabar a un estudio de soul, en el que no grababan con amplificadores, sino que todos los instrumentos debían estar conectados a las consolas, por lo que se retiraron y con nuevos representantes, los programaron para los estudios Electric Lady.
El disco fue grabado en los estudios L&H de Nise Productions, Inc. En 1970.

El grupo logró tener cierta difusión en las estaciones de radio subterráneas su natal Nueva Jersey y en Philadelphia, así como también lograron abrirles a grupos como Fleetwood Mac, Grand Funk, James Gang, los Grassroots, Wishbone Ash y al grupo de Edgar Winter. Se separaron en 1973.

Ahora, a hablar de la música:

El debut y único disco de Sainte Anthony’s Fyre, es tal vez uno de los álbumes con peor calidad de sonido que he escuchado junto con la mayoría de la discografía del Three Souls In My Mind, el único disco de Smokin’ Willie, Opens Your Mind de Joshua o las grabaciones del San Francisco’s Shiver y de la JPT Scare Band, pero con la diferencia (esto en referencia al Three Souls y la JPT) es que aquí hay un grupo con mucho talento de por medio, con un sonido potente y machacón, un disco donde no hay canciones malas y todas brillan a pesar del sonido.

La música de Sainte Anthony’s Fyre puede definirse como un heavy psych pesadísimo que bebe tanto del rock ácido de Jimi Hendrix como del garage rock de mediados de los 60’s, así como de grandes grupos de psicodelia dura de la época como Grand Funk, James Gang, Blue Cheer y Mountain.
El bajo está omnipresente en toda la grabación, y me sorprende que suene tanto a pesar de la falta de producción. El sonido del bajo de Tom Nardi es similar al de un contrabajo, sin embargo, también por momentos, llega a prender el fuzz y suena brutal, su estilo de alguna manera recuerda a Mel Schacher y a Felix Pappalardi, mientras que el guitarrista Greg Ohm les hace homenaje a Jimi Hendrix y Leigh Stephens, con fuzz potentísimo, y el baterista Bob Sharples, sin ser virtuoso, cumple con su labor como parte de la base rítmica, compensado con las líneas virtuosas de Nardi y Ohm.

El disco inicia con Love Over You, la cual comienza con un riff de bajo que parece una mezcla entre Mel Schacher y James Jamerson, mientras que el resto de la canción desborda sensualidad y lisergia, con un ritmo insistente y una guitarra que nos trae a la mente lo mejor del OutsideInside (disco que le da nombre al blog), el grupo logró crear una melodía super pegajosa que bien podría ser la envidia de cualquier grupete sueco insípido que dice tocar “retro rock”. Uno de los mejores temas del disco.

En el segundo tema tenemos a Get Off, que suena como a una especie de mezcla entre el disco rojo de Grand Funk y Jimi Hendrix, con un ritmo de nuevo insistente y pegadizo, pero esta vez más funky, otra vez el grupo vuelve a derrochar sensualidad, incluso en la letra.

Le sigue Summer Fun, que según el baterista Bob Sharples, está inspirada en una patoaventura que tuvieron con unas groupies y un travesti, en la que el guitarrista Greg Ohm terminaría vistiéndose de mujer. Según el mismo bataco, la canción tiene influencia de Canned Heat, aunque también le noto cierto parecido con Blue Cheer.

Starlight era la canción que usaban en los conciertos para hacer jams extendidos de hasta 25 minutos, en donde cada uno de los integrantes hacía un solo con su propio instrumento. La canción suena funky por donde se le vea, y los ecos de Grand Funk se vuelven a notar.

Lone Soul Road es una canción pesadísima, tocada en una base blusera y lenta, aquí estamos ante heavy psych de altos vuelos. Con el omnipresente bajo fuzzeado de Nardi y el riff pesado de Ohm, estamos ante una canción que desprende psicodelia por donde sea, esta es sin duda, una de las canciones que cualquier grupete de poseros que tocan “stoner doom” hubiese dado por haber compuesto y tenerla en uno de sus discos. Un temón de aquellos.

With Your Beau suena a los Thunder and Roses, Mount Rushmore y los American Blues, con un poco de Blue Cheer, Hendrix y Deep Purple, hay un ritmo más veloz y guitarras de heavy psych. Una de las más enérgicas del disco.

Chance of Fate bien podría ser la gemela de Lone Soul Road, con su ritmo lento y pesado con su insistente bajo fuzzeado y la atmósfera lisérgica. Aquí es donde pregunto: ¿Por qué no hicieron más discos? El grupo tenía talento de por medio, su música irradia ganas y energía, no por nada les abrieron a grandes como Fleetwood Mac y Grand Funk, por lo que me imagino que sus conciertos deben haber sido toda una experiencia. Y también me hace preguntarme: Existiendo discos tan buenos como este, ¿Por qué hay tanto tipejo posero mamando a grupos tan anodinos como Leaf Hound?

El disco finaliza con Wet Back, que suena como un homenaje “heavy” a Jimi Hendrix, aunque con ecos de Grand Funk y de los angelinos Fields también. Su estilo es medio soul, medio blusero y muy psicodélico, muy enérgico y pegajoso, un tema excelente para cerrar un disco tan bueno.

Si amas tanto al heavy psych como al rock ácido, este disco es imperdible.