Seguidores

30 oct. 2017

Mad River - Mad River (1968)

Reseña escrita en el Día de Muertos del 2016, pero que por una u otra razón, no pude publicarla en este blog, pero aquí está.

Son las 4 de la mañana, no puedo dormir y en mis audífonos suenan los disonantes acordes de Merciful Monks mientras que la voz de Lawrence Hammond tiene ese tono desalentador, depresivo, nihilista y pesimista que anuncia que todo es una mierda, que no hay presagios de un futuro mejor, todo va de mal en peor.

Mad River fue esa banda que cuando tomó LSD y otras sustancias que alteran la consciencia, en lugar de obtener esas visiones coloridas tuvieron un malviaje tan feo que vieron esas horribles y explícitas imágenes de la guerra de Vietnam que estaban llenas de muerte, sangre, violencia, dolor y aquellas imágenes de los movimientos estudiantiles protestando por una mejor educación y que sus respectivos gobiernos los masacraban por ello, es por eso que Mad River en lugar de seguir aquellos coloridos ideales llenos de optimismo y que luchaban por utopías que arrastraban los grupos de la bahía de San Francisco, ellos optaron por ver al mundo tal y cual era: Una grandísima mierda con un aterrador futuro.

Las drogas son algo que puede ser bien o mal visto por la gente, sin embargo el grupo en lugar de cantar sobre colores fantásticos y arcoíris, hablan sobre los efectos de las drogas duras, del declive personal generado por estas y de pasar drogado todo el tiempo debido a aquellas horribles visiones que tuvieron en los mal viajes, canciones como High All The Time o  Amphetamine Gazelle son auténticos testimonios de ello. Lawrence Hammond también debe haber sufrido de desamor en aquellos momentos por lo que compuso un blues obscuro y nihilista llamado Eastern Light que precisamente habla del desamor provocado por una persona. Llega Wind Chimes un tema instrumental inspirado por la música clásica de la India en el que en medio empiezan a cantar el Mahamantra Hare Krishna (aunque solo en la versión del EP de 1967, en la versión del LP de 1968 no los cantan), sin embargo esa obscuridad disonante y tétrica no desaparece del tema. War Goes On, eso dijeron Mad River en aquel lejano 1968, tal vez es el más fiel reflejo de que el movimiento hippie iba a pique y que lo único que le esperaba a la sociedad era un funesto futuro, y así es, la guerra no ha terminado, la situación actual es una mierda, no hay presagios para un futuro mejor, la violencia continúa, las condiciones son desalentadoras y este grupo originario de Ohio y radicado en Berkeley tiene toda la razón.

Mad River es la perfecta antítesis del movimiento hippie, porque aquí no hay más utopías, no hay más optimismo, nada de eso, todo está de la mierda, así es la cruda realidad, de alguna manera es una visión similar a la que tenía el famosísimo grupo angelino los Doors, sin embargo si por algo se diferenciaban era en que los Doors buscaban crear un mundo distópico regido por el libertinaje absoluto mientras que Mad River eran una banda de amargados, tal vez unos auténticos seguidores de Friederich Nietzche, Emil Cioran y Arthur Schoppenhauer. Algunos han dicho que son los auténticos padres de las escenas “dark” y “death rock”, y es algo que puedo compartir sin problema alguno, pues esto es rock ácido obscurísimo, tétrico, malévolo, violento, disonante, agresivo, depresivo, nihilista y sobretodo: pesimista, también podría ser una antesala perfecta del aún no nacido punk que amanecería a mediados de la siguiente época, cabe destacar que Mad River también comparten esta ideología con los grupos de heavy psych que florecerían a principios de los años 70’s como los Bulbous Creation, Icecross, Sudden Death, Pentagram, Bedemon, Josefus, Iron Claw, Bolder Damn, Seompi o hasta los mismísimos Black Sabbath, sin embargo su estilo no se relaciona realmente, pues es un grupo que parte de las mismas raíces que las bandas de la bahía de San Francisco: el blues, el folk y el country, sin embargo Mad River evolucionaron de una manera paralela que en lugar de seguir ese colorido y optimista sonido de grupos como Quicksilver Messenger Service, Country Joe & The Fish, Grateful Dead, Frumious Bandersnatch, Big Brother & The Holding Company o Jefferson Airplane, siguieron un sonido obscuro y depresivo, lleno de disonancias y atmósferas tétricas que seguramente asustaron a los hippies la primera vez que los escucharon. 

Este es el fiel reflejo de los estragos provocados por la guerra, por una sociedad podrida en el hedonismo, la doble moral, el materialismo y la superficialidad que no es más que un producto de gobiernos neoliberalistas, de sistemas económicos capitalistas y de políticos corruptos que se sostienen de prostitución, narcotráfico, delincuencia, guerras, desigualdad, divisiones, contaminación ambiental, corporaciones, industrias, empresas y otras infames cosas, es por eso que nació Mad River, de toda esa basura que hasta el día de hoy nos tiene en el hoyo, que Aldous Huxley describió con precisión (y de manera profética) en su obra maestra de 1932 “Un mundo feliz”. Mad River pasaron completamente desapercibidos en su momento, solo unos pocos supieron de su existencia en la bahía de San Francisco, a pesar de haber tocado en conciertos con otros grandes grupos de la escena como Mount Rushmore, AUM, Quicksilver Messenger Service, Sopwith’ Camel entre otros, sacarían un disco más en 1969 que tuvo nula atención por parte del público, a pesar de haber experimentado con ritmos afroantillanos y el country rock, hoy es un grupo de culto al que los coleccionistas de música psicodélica admiran, sin embargo esta música nunca será para masas manipuladas por telenovelas, comida chatarra, fútbol y nalgas, tampoco para neohippies y gente de la nueva era que sigue soñando con utopías después de décadas y sigue refugiándose en flores y cigarros de marihuana.

Posdata: Además del disco, les he incluído el EP de 1967.

DESCARGA

14 oct. 2017

The Finchley Boys - Everlasting Tributes (1972)

Es hora de una nueva entrega y aunque este disco ya se encuentra circulando por la red, principalmente porque en muchas páginas han posteado versiones más viejas (las cuáles también se las traigo) y porque el mismo grupo está vendiendo el disco remasterizado a través de Bandcamp, ya sea por formato físico o digital, hoy les traigo mi ripeo personal de la copia que me llegó hace unos 3 días, ya que tenía hace mucho que no posteaba algo de mi colección física.

Muchos de ustedes ya conocerán esta obra salida en 1972, aunque grabada entre el 68 y el 69, y aunque sé que es un tanto difícil de digerir por la simplicidad de su contenido y porque es un producto bastante similar a otros que salieron en el periodo de 1968 a 1973, al final termina siendo un disco bastante gratificante y que va dejando su huella dentro de uno.

Todo empieza con su vocalista George Faber, nacido en el seno de una familia de comerciantes de colchones de Champaign, Illinois, el cual decidió hacerse músico antes que seguir en la tradición familiar, él empezó siendo un aficionado a la música negra como el doo-wop y el soul y al rockabilly, pero en 1964, cuando surgió la "ola inglesa" con los Beatles, los Rolling Stones, los Animals, los Yardbirds y los Kinks, él encontró nueva inspiración ahí, tanta que gracias a los Rolling, empezó a interesarse por el viejo y marginal blues de Chicago que solo los ingleses tenían en su memoria (en aquel entonces), y esto lo entusiasmó a formar una banda, el problema es que no encontraba a ningún músico en la secundaria donde acudía, así que su amigo más cercano Larry "Tabe" Tabeling -con quién Faber pasaba más tiempo debido a las constantes peleas entre sus padres que no eran más que síntoma de un matrimonio que estaba muriendo- decidió aprender a tocar el bajo, debido a que se le hizo más fácil que la guitarra y poco a poco se les fueron uniendo otros músicos locales como el guitarrista Bryce Creighton y el organista Jimmy Hill, que eran músicos de tiempo completo en un grupo de breve duración llamado The Bohemians. Faber y Tabeling probaron que esta nueva banda sería más duradera.

Era 1965 e Illinois era una cuna fértil de bandas de garaje directamente inspiradas por la ola inglesa, entre ellas esta banda que aún carecía de nombre, encontraron al baterista Eric Swenson, al guitarrista Mark Warwick, al vocalista Jim Cole y al bajista Tim Anderson y aquí empezó su aventura por la escena música, ensayando en la casa de este, en donde se daban muchos eventos juveniles. Poco después se harían llamar los Finchley Boys, en inspiración directa de la leyenda que viene atrás del disco de los Kinks "Kinda Kinks" de ese mismo 65 que trata sobre una pandilla juvenil de la Londres marginal de aquel entonces.

Y así como fue cambiando el mundo en el 65 y el 66, los ensayos en la casa de Swenson le llamaron la atención a Bob Nutt, un hombre de negocios y manager que tenía una empresa llamada Blytham Limited y poco después, el grupo en su primigenia encarnación tocaría en un pequeño cine.

Poco después, Swenson dejaría su puesto de baterista debido a "problemas personales" y fue sustituido por el joven baterista J. Michael Powers, que al principio fue influenciado por el jazz, pero después encontró amor por el rock debido a los Kinks, abandonando así el jazz y la música clásica, por lo que congenió muy bien con el resto de miembros de la banda.

Para este entonces, Nutt y su nuevo compañero, Irving Azoff, les programaron conciertos a los Finchley Boys en varias batallas de bandas locales, fiestas de iglesias, fiestas de fraternidades y pequeños clubes locales, y también para este entonces, el grupo agregaría al guitarrista rítmico Steve Dyson, quien estaría muy poco tiempo en el grupo, y es aquí cuando George Faber decide hacerse el otro vocalista de la banda, después de fungir como el roadie de la banda y este empezó a hacer mancuerna con Jim Cole al empezar a escribir canciones juntos, Cole en este momento empezó también a ser el guitarrista rítmico.

Poco después el baterista J. Michael Powers tuvo que dejar a la banda debido a que su padre consideraba al grupo como "una distracción", dando paso a Glenn Cronkhite, un baterista local de jazz que ya era considerado profesional y era 5 años más grandes que el resto de miembros.

Para Enero de 1967, tocaron una pieza de música avant-garde escrita por un estudiante graduado en un evento que ellos describen como "notable" en el salón de baile de la Universidad Illini Union de su natal Champaign, Illinois, según ellos, fueron ovacionados por el público.

Después de un periodo prolífico que duró entre el invierno y la primavera del 67, Jim Cole dejó la banda, debido a conflictos internos, dejando al grupo como un cuarteto.

En su gira del verano del 67, Cole se reconcilió con ellos y fungió como roadie, pero al llegar a Champaign, rompieron, pero George Faber y Tabe querían seguir en sus carreras como músicos profesionales, por lo que reclutaron al guitarrista Garrett Oostdyk, al vocalista Brian Cook y al baterista Al Goldberg, creando así lo que al principio iba a ser un supergrupo regional a la que llamaron Brownfield Wood que estuvo presente en aquel verano del amor.

Al poco tiempo, Faber, tabe y Oostdyk tenían planes de revivir a los Finchley Boys, por lo que decidieron contactar de nuevo a J. Michael Powers y así nació la alineación clásica del grupo, que fue la que grabó su único disco entre 1968 y 1969, pero que solo duró tres años.

Los Finchley Boys decidieron psicodelizarse al 100%, aunque sin olvidar sus raíces en el blues y la invasión británica.

Durante este periodo posterior al verano del amor, la empresa Blytham Limited quería crear una escena similar a la de San Francisco en la que los Finchley Boys fuesen el centro de ella, sin embargo, los intentos fueron fallidos, pero en la escena de Chicago surgieron algunos grupos psicodélicos como H.P. Lovecraft, Haymarket Square, Bangor Flying Circus y la Illinois Speed Press. Durante este periodo, los Finchley Boys tocaron en el famoso Kinectic Playground.

Chicago se vio más afectada por el pop psicodélico de The New Colony Six y por el brass rock de Chicago Transit Authority (luego renombrados Chicago), por lo que Oostdyk, decepcionado decidió volver a su natal Champaign, debido a que en Chicago, la gente no le puso demasiada atención a la contracultura y a la música psicodélica.

En Champaign, los jóvenes estaban interesados por la efervescencia psicodélica y la contracultura de los 60's, y los Finchley Boys hicieron mancuerna con The Windy City, otra banda local. Y así como lograron tener conciertos en Nueva York y Toronto, estuvieron a punto de firmar un contrato con la CBS, pero solo si el grupo incluía sección de metales y canciones cristianas, por lo que Oostdyk se negó rotundamente a firmar el contrato.

Durante este periodo de 1968 a 1970, los Finchley Boys hicieron la locura de incluir una boa constrictor en sus shows, antes que Alice Cooper, quienes de hecho, los ovacionaron y estaban ansiosos de ver a la mascota de los Finchleys durante un concierto en el Kinetic Playground, pero según cuenta Faber que él no la podía aguantar y esta alcanzó a arrancarle un mechón de pelos con una mordida, mientras actuaban en un show de televisión local.

También durante este prolífico, pero corto periodo, tuvieron oportunidad de grabar las canciones de su único disco que terminó saliendo hasta 1972, cuando el grupo ya estaba separado.

La primera sesión tuvo lugar en los Estudios Chess en Chicago, y fue supervisada por los ingenieros veteranos Ron Malo y Stu Black, quienes recibieron con indiferencia y malos tratos al grupo, debido a que para ellos, "tocaban muy alto", por lo que al año siguiente continuaron las grabaciones en los estudios Golden Voice ubicados en Pekin, Illinois, donde según cuenta Oostdyk, fueron unas sesiones más satisfactorias y donde los ingenieros se mostraron más respetuosos hacia la propuesta del grupo, y es fácil saber por qué, pues esos estudios tuvieron la presencia de muchas bandas psicodélicas y pesadas como Buster Browns, que sacaron un sencillo en el 68.

En el 70, los Finchley Boys se sintieron muy satisfechos, debido a que tocaron en el festival de Kickapoo en mayo de ese año, el cual fue inspirado en el festival de Woodstock y tocaron gente como B.B. King, Country Joe & The Fish, Canned Heat y los Amboy Dukes, y pronto fueron re-contratados para tocar en otro festival enorme que se celebró en Iola, Wisconsin, que según la banda, fue como una especie de Altamont, debido a los conflictos provocados por las pandillas de motociclistas que atendían el lugar, por lo que J. Michael Powers se salió de la banda, antes de que esta se trasladara a San Francisco por un tiempo que duró entre el 70 y el 71, en los que tendrían a varios bateristas de reemplazo, pero con estos bateristas, no pudieron lograr sonar igual, por lo que se separaron.

En 1972, sacaron Everlasting Tributes, el cuál incluía todas las grabaciones hechas entre 1968 y 1969, y este fue promocionado con la reunión de la banda, que pronto se volvería a separar.

Durante muchos años, el disco como algunas grabaciones extrañas de la banda y de los miembros por separado circularon de forma no oficial, hasta el 2010, cuando el grupo se reunió y por primera vez se reeditó el disco de forma oficial, acompañado de un disco extra con tomas alternas, demos y grabaciones de diversos conciertos que dieron entre 1968 y 1970.

Ahora, los Finchley Boys quieren volver a la fama y están reunidos dando conciertos en su natal Illinois.

Después de su extensa historia, hay que hablar de su música.

Los Finchley Boys tal vez no eran unos ultra-maestros en lo que hacían y su música hasta pudo haber pecado de sonar tan similar a lo que otros grupos contemporáneos estaban haciendo en ese preciso momento, de hecho, los Finchley Boys guardan bastantes similitudes con Frijid Pink, Buster Browns, Floating Bridge, Fat, la Illinois Speed Press e incluso los Love de este periodo, pero todas sus carencias son sustituidas con la honestidad, la crudeza y la buena onda que presenta su música.

Everlasting Tributes es un disco de un rock ácido basado en el blues que está tan influenciado por Cream, Hendrix, los Kinks, los Animals y los Yardbirds como por las bandas de la costa oeste como Jefferson Airplane, Quicksilver Messenger Service y Country Joe & The Fish, también poseyendo cierto elemento claramente heredado por las bandas garajeras de mediados de los 60's, dándole una identidad que definitivamente entra en el heavy psych.

Hay guitarras que vomitan fuzz y wah-wah, blues hasta morir y mucho ácido lisérgico de por medio, como en Swelling Waters e It All Ends, dos baladas psicodélicas que tienen ciertas reminiscencias de Quicksilver Messenger Service y Jimi Hendrix o las pesadotas Once I Was A Boy, Hooked y Restrictions que se posicionan entre lo mejor del heavy psych gringo y que llegan a sonar como a una mezcla entre los Stooges y Frijid Pink diluida con elementos de la Illinois Speed Press y Fields, aunque bueno, los refritos de Howlin' Wolf, los Animals y los Kinks no tienen madre tampoco.

El segundo disco al que titularon Neverending Tributes tiene las versiones alternas de Outcast que tiene aplausos y gritos pre-grabados en vivo y Hooked que suena un tanto extraña sin los overdubs, mientras que el resto del disco sigue con la misma propuesta que tenían en el disco: rock ácido blusero y pesado.

Según los Finchley Boys, van a sacar más grabaciones alternas, no se sabe cuándo, pero esperemos que pronto, de mientras les incluyo otra edición con algunos demos y grabaciones alternas que no fueron incluidas en esta reedición.