Buscar en este blog

Seguidores

22 nov 2022

Quicksilver Messenger Service - Quicksilver Messenger Service (1968)

 
Muy buenos días tengan, camaradas, antes de empezar la reseña, debo avisarles que he decidido inaugurar una extensión en Wix de este blog, la cual estaré actualizando, si no me agarra la flojera, semanalmente y los posts que estén allá, también estarán aquí, ya que este blog tiene bastantes años funcionando y pues siendo que ustedes ya están familiarizados con esta versión de Blogger, pues por ahora lo manejaré así, ya después, posiblemente empiece a publicar otras cosas allá y otras acá, aunque no estoy tan seguro, ya que le veo mucho potencial a Wix, ya que me está pareciendo que su interfaz es igual de amigable que la de Blogger, pero tiene bastantes más y mejores funciones, lo que me está empujando a seguir con Wix, no obstante, con lo que sí tengo dudas es de volver a activar la versión de Wordpress, por su interfaz asquerosamente compleja y su nula flexibilidad en cuanto al diseño de las plantillas, pero si gustan que vuelva, díganmelo en los comentarios.

Sin más que agregar por el momento, comencemos:

Antes de pasar a la historia del grupo, debo platicarles cómo es que descubrí a Quicksilver Messenger Service y resulta ser que la primera vez que escuché algo de su música fue por allá en el 2008, cuando compré un DVD recopilatorio en el tianguis de Tepito de puros grupos californianos, el cual recuerdo que tenía una bonita portada psicodélica y ahí venían un par de canciones de Quicksilver en directo, grabadas en Julio de 1971, cuando el Fillmore West cerró sus puertas para siempre, y esta alineación NO era la clásica, sino una de las alineaciones que encabezaban el guitarrista Gary Duncan y el cantautor Dino Valenti, no obstante, les perdí la pista, aunque no se me olvidaba el nombre del grupo, porque lo solía ver mencionado en posters psicodélicos y en la bibliografía especializada en rock, y fue hasta fines del verano del 2010, cuando opté por buscar sus discos en estudio y la verdad es que no tenía ni la menor idea de qué me iba a encontrar en sus discos, yo lo único que sabía es que Quicksilver Messenger Service era uno de los grupos especializados en el rock psicodélico, particularmente en su variante más viajada y enfocada en los jams, bautizada por el gran Ken Kesey y sus Merry Pranksters como "rock ácido", y desde ese preciso instante que escuché sus primeros dos discos, me empecé a volver fan del grupo y es que uno de los motivos por los que encontré tan fácil escuchar su música era porque ya tenía una buena experiencia escuchando a grupos mexicanos como la Revolución de Emiliano Zapata, el Ritual y los Dug Dug's, que en algún momento, hicieron material de corte similar al de Quicksilver y un tema que particularmente me atrapó fue The Fool, jam de más de 12 minutos del que ya hablaremos más adelante.

En Febrero de 1964, un acontecimiento que cambiaría para siempre el curso de la música popular fue que los Beatles se presentaran en el show de Ed Sullivan en Nueva York, Estados Unidos y los jóvenes músicos gringos que apenas estaban llevando a flote sus carreras solistas como cantautores de folk acústico al tocar en mítines y en universidades de corte izquierdista, enseguida sintieron como los Beatles cambiaron las coordenadas de la música popular, como si se tratara de una especie de repetición de la revolución de Octubre y dos de estos jóvenes músicos -los cuales no se conocían, al parecer- que enseguida entendieron que el futuro estaba en el rock fueron Chet Powers (alias: Dino Valenti) y David Freiberg, y fue Dino Valenti, oriundo de Chicago, Illinois, que al haber estado activo en San Francisco, California, se hizo amigo de un joven guitarrista que llevaba años en el mundo del rock, pero que no la había podido hacer y tenía que vivir en un coche destartalado en el que vendía collares artesanales creados por él mismo, su nombre: John Cipollina, y la idea que Dino tenía en mente cuando formó el grupo era que iba a ser un grupo de rock con guitarras inalámbricas diseñadas para sostener las guitarras, mientras que también iban a tener toda una sección rítmica conformada por mujeres vestidas como indias, cosa que le interesó no solo a John, sino que también a Skip Spence (quien después se convertiría en el primer baterista de Jefferson Airplane y en uno de los guitarristas de Moby Grape), al cantautor David Freiberg y al guitarrista Gary Duncan -quien había estado en el grupo de garage rock The Brogues-, sin embargo, al día siguiente de comentarle la idea a John Cipollina, Dino fue arrestado por posesión de marihuana y la alineación de ese grupo apenas estaba tomando forma cuando Skip Spence y David Freiberg -un viejo amigo de Dino- se unieron y poco después también se uniría Gary Duncan, no obstante, al grupo le faltaba un baterista y por recomendación de Marty Balin, quien era dueño de The Matrix, el club donde ensayaban, le sugirió a Skip Spence pasarse a la batería, aunque al parecer, no duró mucho tiempo como baterista y fue suplido por Greg Elmore -un viejo compañero de Gary Duncan en The Brogues- y pronto también se uniría el guitarrista rítmico Jim Murray -un viejo conocido de John Cipollina-, por lo que la alineación original de Quicksilver Messenger Service quedaría bien formada y el grupo debutaría en Diciembre de ese mismo año en la fiesta de navidad del grupo de comedia The Committee, sin embargo, aún les faltaba algo: Tener un nombre y en una reunión surgió su peculiar nombre en un ejercicio creativo en el que se vió involucrada la astrología:

A Jim Murray y David Freiberg se les ocurrió el nombre. Yo y Freiberg habíamos nacido el mismo día (24 de Agosto), Gary y Greg habían nacido el mismo día (4 de Septiembre) y Murray era Géminis. Tanto los Virgo como los Géminis son regidos por Mercurio, y otro nombre de Mercurio (en Inglés) es "Quicksilver". Entonces, Mercurio es el mensajero de los dioses y Virgo es el sirviente, así que Freiberg dijo: «Oh, Quicksilver Messenger Service»

-John Cipollina

Y así, Quicksilver Messenger Service se convirtió en uno de los grupos más populares y más importantes de la naciente escena de San Francisco, la cual se caracterizó por mezclar sus influencias provenientes del rock and roll, el blues, el folk y el jazz dentro de un contexto influenciado por la contracultura creada por los beatniks y el consumo de sustancias psicodélicas como el LSD y la marihuana, y entre sus exponentes más importantes, se encontraban también The Charlatans, Jefferson Airplane, Grateful Dead, Moby Grape, Big Brother & The Holding Company, Country Joe & The Fish, entre otros, por lo que Quicksilver Messenger Service se volvió en uno de los grupos más recurrentes en los recién creados recintos musicales como el Carousel Ballroom (luego transformado al Fillmore West), el Avalon Ballroom, el Winterland y The Matrix, lugares en los que se acompañaba a la música del grupo con baile y con un show de luces psicodélicas, así como también la publicidad estaba basada en un Art Nouveau visto desde una perspectiva de los viajes de ácido, y tan importantes fueron, que los invitaron a tocar en el Festival Internacional de Pop de Monterey, celebrado en Junio de 1967, justo para darle la bienvenida al "Verano del Amor". En ese mismo año, Jim Murray decidió salirse del grupo para irse a la India a estudiar cítara, por lo que el grupo quedó reducido a cuarteto y algo que le faltaba a la banda para triunfar era un disco, por lo que se vieron finalmente obligados a firmar un contrato con Capitol Records y comenzarían a grabar lo que sería su primer álbum a fines de 1967, completándolo a principios de año y saliendo al mercado en la primavera de 1968, no obstante, el grupo ya había grabado un par de temas para el soundtrack de la película Revolution, el cual fue editado por United Artists.

Se podría decir que Quicksilver Messenger Service es el arquetípico disco de rock ácido sanfranciscano, sin embargo, lo que lo hace distinto a otros discos de la misma escena es que mientras Jefferson Airplane y Big Brother & The Holding Company le apostaron a una versión más "domesticada" o "estandarizada" al adaptar sus canciones a la duración estándar y al escribir canciones con estribillos más o menos pegajosos que acercaban a ambos grupos al pop, así como Grateful Dead podían desenvolverse en unos jams de corte muy experimental y que podían acercarse a la música concreta por momentos, Quicksilver Messenger Service solían tener una muy marcada influencia del blues, el jazz y el flamenco, por lo que sus canciones están cubiertas con un aura mística y algo dramática que evocan siempre tanto a las películas del Spaghetti Western como a la arquitectura medieval española, todo esto bajo el influjo de las drogas psicodélicas, igualmente algo que debo mencionar es que los jams de Quicksilver Messenger Service, en comparación con los de Grateful Dead, estaban altamente planeados, es decir, eran casi composiciones.

El disco abre con Pride of Man, una vieja canción de protesta del cantautor Hamilton Camp, que bajo sus metáforas de corte bíblico esconde un mensaje en contra de la guerra y las armas nucleares, y el hecho de que Quicksilver la incluyeran en su primer disco se remonta al hecho de que David Freiberg la solía tocar cuando él aún era un cantante de folk, y Quicksilver Messenger Service supieron darle un tratamiento psicodélico que curiosamente también incluye algunos discretos arreglos de metales muy en la línea de Electric Flag, las excelentes y dramáticas armonías vocales de David Freiberg (baritenor) y Gary Duncan (tenor dramático), la siempre precisa y cuadrada batería de Greg Elmore y por supuesto, la esplendorosa y lisérgica Gibson SG de John Cipollina. Temazo de pies a cabeza.

Le sigue Light Your Windows, una composición propia de David y Gary, que sigue la misma tendencia de ese rock ácido de corte dramático que el corte anterior, aunque esta vez con más influencia del jazz, y de nuevo, todos los integrantes destacan en lo que mejor saben hacer. Espléndido.

Dino's Song es como dice el título, una composición de Dino Valenti (quien cabe mencionar, también fue el compositor del himno hippie Let's Get Together, versionado por una infinidad de grupos y artistas, entre ellos Jefferson Airplane, los Youngbloods y The Yankee Dollar) y es la canción que rompe con el dramatismo de las canciones anteriores y le trae una parte de alegría hippie algo popera al disco, que algo que me extraña es que no la eligieran como tema del primer sencillo del grupo, ya que curiosamente, suena bastante "comercial" y tenía todo para volverse como mínimo, un éxito mediano que pudo haber entrado a las listas de popularidad, pero bueno. Esta canción la interpretaron también en el Festival de Monterey en Junio de 1967, por lo que fue una excelente inclusión en el disco, teniendo en cuenta que tenía menos de un año que el grupo había estado en dicho festival. Excelente.

Y por fin llegamos al primer jam del disco, Gold and Silver, que muestra a un Quicksilver en una faceta más jazzística e influenciada por Dave Brubeck y su icónica Take Five, aunque cabe destacar que tampoco se olvidan de su característico sello psicodélico y rocanrolero que queda patente en los solos de Gary Duncan y John Cipollina que van avanzando a lo largo de la canción, y es con este tema que dejan bien en claro el motivo por el que sus presentaciones en directo eran tan aclamadas y amadas por los hippies. Obra maestra.

It's Been Too Long es de nuevo, rock ácido alegre con una estructura de blues, compuesto por el gran Nick Gravenites, aunque atribuida al representante del grupo Ron Polte por razones contractuales, en donde de nuevo, David Freiberg y Gary Duncan se lucen por sus armonías vocales, Greg Elmore por tocar siempre cuadrado y preciso y John Cipollina con sus arreglos y solos psicodélicos que lo posicionaron como uno de los mejores guitarristas de la escena sanfranciscana y también, como uno de los guitarristas de rock más injustamente olvidados de los 60's. Espléndido.

Por fin hemos llegado al final del disco, que no podía cerrar de mejor manera que con un jam de más de 12 minutos que se titula The Fool, y es aquí donde Quicksilver nos muestran que no simplemente era grandes instrumentistas, sino, grandes improvisadores de una mentalidad altamente psicodélica que lograron mezclar de manera elegante y magistral, lo viajado y lo atmosférico con lo refinado, lo dramático, lo sesudo y lo épico, que curiosamente, esto último es la mejor descripción que encontré para esta magistral obra en la que convergen las influencias del flamenco y de los soundtracks de Ennio Morricone bajo la estética del rock ácido más guitarrero, el cual está comandado por las guitarras de Gary (primera parte) y John (segunda parte), así como también Greg Elmore demuestra ser capaz de hacer patrones rítmicos complejos pero siempre sólidos y precisos sin caer en excesos patéticos, así como también algo a destacar es que David suena muy arabesco en su interpretación vocal y por supuesto, no podemos olvidarnos de la rica instrumentación que tiene este tema, el cual incluye piano, guitarras acústicas, panderos, coros femeninos y un solo de viola tocado por David Freiberg. Y así finaliza uno de los mejores discos de los 60's, con una verdadera joya olvidada. Obra maestra de principio a fin.

P.D. Algo que olvidé mencionar es que este disco había sido publicado por primera vez en el blog en Enero del 2011 junto a la mayor parte de la discografía del grupo, no obstante, esta es la primera vez que se publica este disco en un formato sin pérdidas por aquí.

2 comentarios:

ComadrejaPep dijo...

Masterpiece.

El Guajolote dijo...

Gracias por comentar Pep, la verdad es que estoy completamente de acuerdo contigo.