Buscar en este blog

Seguidores

21 sept 2022

Bob Smith - The Visit (1970)

 
Muy buenas tardes tengan todos ustedes, antes de comenzar, quisiera hablar sobre el blog y el regreso que ocurrió hace 2 semanas, pues resultó ser que las visitas en el post de Farm no fueron las esperadas en la primera semana, sin embargo, eso no me hizo cambiar de planes con respecto a la actividad del blog, pues entiendo que el simple hecho de que estuvo inactivo durante 11 meses también influyó en ello, pero bueno, no es la primera vez que me ausento durante casi un año, de hecho, desde enero del 2012, cuando el gobierno gringo logró tirar a MegaUpload, la actividad del blog ha sido muy esporádica y errante, y el intento de regresar a la actividad del año pasado, terminó abruptamente el 9 de Octubre y eso hizo que muchos discos que tenía en mente para reseñarlos, quedaran pendientes de reseñar, por lo que el especial de los 50 años de Avándaro en realidad no ha terminado, aunque ahora ya no funcionará como especial, sino que iré publicando los discos posteriormente, ya que muchos de esos álbumes no los he vuelto a escuchar desde hace mucho tiempo y la forma tanto en la que escucho la música como en la que hago mis reseñas es muy distinta a la que tenía en mi adolescencia, pues en aquel entonces, en la época entre cuando inicié el blog en el 2009 y me retiré por un tiempo en el 2013, fueron años de mucho aprendizaje y producción de reseñas, pero lamentablemente me atrevo a decir que no fueron años de mucha calidad que digamos y es que en esa época de mi vida, la costumbre que tenía era la de descargar discos a lo bestia y hacer largas sesiones de escucha de discos, y esto me ayudó mucho, a que por ejemplo, durante el periodo que conformó de Agosto del 2010 a Abril del 2011, el blog tuviera su época más activa y prolífica, sin embargo, lo que critico de esa época es que a pesar de mis escuchar largas de música en la que solía escuchar como 6 discos al día y luego entre esos 6, podía elegir como 4 o 5, para subirlos en la noche y hacer, por lo general, unas reseñas que no solo pecaban por su brevedad, sino por la mala redacción y porque en aquel entonces solía tener opiniones bastante bobaliconas y poco informadas, esas escuchas no fueron lo suficientemente buenas, lamentablemente, pues a pesar de tener el tiempo y la paciencia para pasármela escuchando música sin parar, yo no tenía los recursos teóricos, críticos y de apreciación musical suficientes y también mi redacción era una porquería, no solo por las faltas ortográficas, sino porque además de que mis opiniones eran bastante elementables y subjetivistas, solía recurrir mucho al léxico y a la jerga de mi país (México) -más conocido como "Caliche" o "Caló"- por lo que era común encontrarse con leperadas y otras palabras por el estilo en mis reseñas, y por si no fuera poco, en aquel entonces, al ser un adolescente idiota, también fui demasiado influenciable por las opiniones de otros bloggeros y de la gente con la que me llevaba en aquel entonces, cosa que fue también desastrosa, porque lamentablemente tuve un periodo en el que mis reseñas fueron peores que nunca, ya que en ese momento particular (2011-12) fui muy influenciable por la gente con la que me juntaba, por lo que adquirí ciertas costumbres que fueron más que nada un detrimento creativo en mis reseñas y selección de discos para publicar, cosa que al final terminé agradeciendo, porque su influencia significó un obstáculo creativo y un breve momento de decadencia de este blog y eso hizo que terminara regresando a lo que había dejado inconcluso en el verano del 2011, y a pesar de que ahí fui produciendo cada vez menos reseñas e incluso decidí tomarme un descanso a finales de ese año (2013), mis reseñas empezaron a mejorar y para el 2014 cada vez eran mejores, porque estaban más documentadas y más pensadas y con el paso del tiempo, esas mejorías han ido mejorando también, pues dos cosas que me ayudaron muchísimo fueron que empecé a leer más filosofía -particularmente teoría crítica marxista/hegeliana y psicoanálisis lacaniano- y que empecé a juntarme con gente que pudo aclararme mis propias opiniones sobre la música, y estas mejorías pues también estuvieron acompañadas de cambios en mi vida que me impidieron estar escuchando música todo el tiempo y organizar mejor mis horas de sesiones de escucha de discos, igualmente, algo que sucedió fue que en este proceso tuve que escuchar la música con mucho más detenimiento y en este, hacer un mayor esfuerzo intelectual para entenderla, por lo que mis reseñas ya no pueden ser tan breves, por el contrario, tienen que ser largas y para eso no solo tengo que estar muy inspirado, sino que también es un constante combate conmigo mismo, porque siempre lo que busco es algo que me satisfasca y eso es bastante complicado, es por eso que me tengo que tardar con las reseñas, porque tengo que hacer unas escuchas detalladas y una reseña que me convenza.

Por otro lado, algo que tengo que avisarles es que el diseño del blog cambió otra vez, debido a que había tenido algunas quejas sobre el diseño anterior, que dicho sea de paso, precisamente lo hice con el fin de que los textos no se confundieran y fue por eso que el fondo, a pesar de ser psicodélico, era un fondo oscuro y el texto era blanco, pero aún así seguí recibiendo quejas, por lo que decidí poner un fondo con colores claros y el texto negro, con el fin de que las quejas pararan. Sin más que agregar, comencemos.

Antes de pasar a la parte biográfica y la reseña, quisiera hacer un comentario personal al respecto, y es que el simple hecho de querer hacer que este blog volviera a funcionar, me hizo tener que volver a revisar mi extensa colección de discos que tengo guardada en mi disco duro externo y mi computadora, por lo que me encontré con muchos álbumes que no había escuchado durante años, que tenía a medio escuchar, que no les había puesto la atención necesaria o que de plano no había escuchado para nada, y fue así, que por ejemplo, resurgió el disco de Farm, que fue un álbum que descubrí por allá en el 2013 y que me había gustado mucho por su estilo influenciado por Quicksilver Messenger Service, sin embargo, pasaron años que no lo volví a escuchar de nuevo y ahora en Julio, lo redescubrí, e igual, en Agosto y Septiembre redescubrí otros, como el debut de Moby Grape, una recopilación del grupo texano The Conqueroo y este disco de Bob Smith, el cual ya lo tenía localizado desde el 2012, si no mal recuerdo, sin embargo, nunca pude escucharlo completo, siempre había algo que me impedía hacerlo, por lo que el sábado, ya teniendo casi lista la reseña para la recopilación de The Conqueroo, me puse a escuchar The Visit una vez más y a pesar de que tampoco lo escuché completo, sino que solo escuché la mitad del álbum, quedé tan impresionado por la calidad de la música, que de última hora descarté a The Conqueroo y opté por Bob Smith, y debo decir que no es un disco tan fácil de reseñar, pues es un disco que requiere mucha atención y (aunque suene estúpidamente pretencioso esto que voy a decir) un esfuerzo intelectual importante, porque es un álbum con un material que vale muchísimo la pena de escucharse y ese es el motivo por el que me tardé un poco para publicar esto, así que sin más que decir al respecto, espero que lo disfruten mucho y ¡Buen provecho!

No hay gran información sobre Bob Smith, pero lo que sí sé, es que estuvo en numerosas agrupaciones angelinas, como The Lid, Silverskin y Laramie, aunque sin estar contento con ninguna de las bandas donde participó, decidió hacer este ambicioso proyecto solista en el que reclutó a los tecladistas Daryl "Captain Keyboard" Dragon -más conocido como "el Capitán" del grupo de pop setentero Captain and Tenille, el cual tendría algunos éxitos importantes- y Don Preston -este último, proveniente de los famosos Mothers of Invention de Frank Zappa-, al baterista John "Skip" Schneider -proveniente de Silverskin-, al bajista John Lantini, al percusionista James Curtis, al flautista Stan Keiser, al violinista Larry Chapman y al guitarrista rítmico Mike Degreve, todos ellos excelentes músicos que pudieron cumplir con lo que Bob necesitaba y así, durante 4 meses pudo por fin grabar todo lo que había estado componiendo durante 3 años consecutivos. Bob seguiría grabando demos que yo no he podido escuchar y se murió en el 2007, según Rate Your Music.

The Visit fue editado en Septiembre de 1970 por la disquera Kent, que dicho sea de paso, era una disquera dedicada exclusivamente al blues y es de ahí que se puede dar por hecho que ese fue el motivo por el que la producción de este álbum sonase tan lo-fi, pues en aquel entonces, las disqueras de blues y country de Estados Unidos, empezaron a abrir sus puertas a los grupos y/o músicos de rock, ya que vieron un potencial en entrar al mercado del rock al ver que grupos como los Doors, Jefferson Airplane, Cream, Hendrix, entre otros, estaban arrasando en las listas de popularidad y los jóvenes inspirados por estos grupos, formaban a los propios que también tocaban psicodelia, sin embargo, mientras que en las disqueras grandes como EMI, Capitol, RCA, Reprise, Atlantic, ABC, MGM, entre otras, tenían la última tecnología en sus estudios de grabación para grabar toda la música que pudieran, pero los estudios de grabación de blues y country, seguían teniendo una tecnología algo atrasada y los productores tampoco tenían mucha idea de cómo hacer un disco de rock, por lo que la mayor parte de los intentos de estas disqueras por hacer álbumes de rock, tuvieron una producción bastante lo-fi en comparación con las de las disqueras grandes y con las locales que se dedicaron al rock.

The Visit es un álbum ambicioso, novedoso, distintivo, creativo, melódico, cerebral, etéreo, atmosférico, cinematográfico, ecléctico y muy, pero muy psicodélico, en el que convergen de una manera única el rock ácido, el pop psicodélico, el pop barroco, el heavy psych, el folk psicodélico, el blues, el jazz, el rock "latino", la música tribal y el raga rock a través de una instrumentación muy poco usual para la psicodelia gringa, pues además de tener los típicos instrumentos de rock (guitarra, batería, bajo y órgano), hay vibráfono, sintetizador Moog, melotrón, congas, flauta, violín y cítara eléctrica, todo ello acompañado con la voz de tenor y la lisérgica guitarra de Bob Smith, cosas que no solo lo hacen estar adelantado a su tiempo en cierto sentido, sino que muestra que la ambición de Bob no era presumir de virtuosismo alguno, sino que todo aquí es usado como vehículo creativo y eso es lo que hace de The Visit una de las obras maestras perdidas de la psicodelia gringa.

El disco comienza con Please, un tema que combina el estilo doorsiano con algunos tintes de heavy psych, pues por un lado tenemos un clavicémbalo muy a la Ray Manzarek, un batería que recuerda a John Densmore por su precisión jazzera y también la forma en la que canta aquí Bob Smith me suena un tanto morrisoniana, sin embargo, también retiene su propia identidad por medio de unos coros muy etéreos, casi celestiales y una guitarra que por momentos suena cercana al heavy psych por su inclusión de fuzz y wah-wah, aunque en el solo termina sonando más a los solos arpegiados de Robby Krieger. Por otro lado, a pesar de no ser la mejor canción del disco, es una excelente manera de abrirlo.

Don't Tell Lady Tonight tiene un comienzo muy a la Fifty Foot Hose o The United States of America pero no nos engañemos, pues se trata de un tema de heavy psych que combina partes más suaves con otras más pesadas y algunas partes más atmosféricas, así como un ácido solo de guitarra con fuzz y wah-wah que curiosamente me recuerda a Martin Weaver de Wicked Lady y Dark, aunque sin la parte depresiva de este. Excelente.

Constructive Critique, a pesar de sus bobalicones título y letra, musicalmente es un excelente tema que parece un cruce entre los enormes Ill Wind, los texanos Cold Sun y los neoyorkinos Banchee, pues por un lado tenemos ese sabor a la "costa oeste", lo atmosférico de texas y la parte alegre de Ill Wind que se nota particularmente en el solo, que me recuerda muchísimo al gran Ken Frankel. Temazo.

Llega Ocean Song, un tema de jazz psicodélico pausado, místico, etéreo y atmosférico que incluye un bajo gordo, una batería muy sutil, una guitarra fuzzeada con reminiscencias kriegerianas, un vibráfono y poesía recitada por Bob Smith muy en plan Jim Morrison o Bob Bryden. La música es viajada, flotante y cinematográfica, acompañada de sonidos de olas. Por momentos, me pregunto si el supergrupo de grunge Mad Season no tomó influencia de Bob Smith en Wake Up de su único disco Above de 1996, ya que me suena mucho a él. Obra maestra.

The Wishing Song es un bello tema que comienza como una mística canción de folk psicodélico acústico que incluye la guitarra y voz de Bob, congas como percusión y un melotrón atmosférico y espacial que va acompañando toda la canción hasta que se convierte en un heavy psych que trae un bajo gordo, una batería bien firme y una guitarra con fuzz y wah-wah que suena como a un Mark Farner más cerebral y melódico, para finalmente regresar a la parte de folk y terminar abruptamente con una pequeña parte de órgano. Obra maestra.

Can You Jump Rope es otra obra maestra, esta vez con un estilo de psicodelia medio jazzeada y medio latina que recuerda a los grandes Sweetwater que pronto pasa a una parte de corte medieval para regresar a lo anterior y así dar paso a un solo de guitarra de 12 cuerdas ultra-psicodélico que además incluye wah-wah. La instrumentación también esos coros celestiales, casi monásticos y una flauta omnipresente que definitivamente le da un sabor muy mexicano a la canción, pues precisamente recuerda a grupos como los Dug Dug's y el Ritual, y fue por eso y por tener esa finura durante toda la canción que el buen Adrián Acuario -hijo de Pablo Cáncer- me dijo que este tema bien pudo haber sido firmado por Armando Nava y no puedo estar más de acuerdo.

Latter Days Matter sigue ese estilo de rock ácido medio latinizado, aunque esta vez más "rockero" en un sentido más tradicional en cuanto a la instrumentación, pues aquí no hay instrumentos poco comunes, todo es con la instrumentación típica del rock, sin embargo, hay partes de jazz muy a la Quicksilver Messenger Service y una guitarra ultra-psicodélica que trae fuzz y leslie, una excelente combinación, debo decir y que definitivamente aumenta los aspectos psicodélicos de la canción. Excelente.

Llega el tema más experimental del disco, Indian Slumber que suena entre música tribal, raga rock y psicodelia espacial muy en plan Syd Barrett -Interstellar Overdrive-, el cual incluye una percusión tribal, sintetizador Moog, guitarra eléctrica con wah-wah, vibráfono, cítara eléctrica y violín eléctrico distorsionado. La canción es muy cinematográfica y tiene reminiscencias del krautrock tipo Can, Agitation Free o Faust, pues más que sonar a la India o a algo reminiscente de la música tribal amerindia, más bien suena como si fuese un soundtrack de una película de ciencia-ficción situada en un planeta lejano que en su mayor parte es desértico pero hay una ciudad de extraterrestres tecnológicamente avanzados y si no me lo creen, tendrán que escuchar esto. Obra maestra.

Source You Blues fue posiblemente el tema por el que aceptaron a Bob Smith en la disquera Kent, pues se trata de un blues psicodélico lento que parece un cruce entre el gran Otis Rush y The Fraternity of Man, pues por un lado tenemos la parte melódica y sentimental de Otis Rush, pero también lo ácido de The Fraternity of Man -Blue Guitar-, cosa que muestra que Bob no solo era un gran compositor psicodélico y vanguardista, sino que también era capaz de hacer canciones de corte más "tradicional" sin vampirizar, ni ridiculizar ese tipo de música y eso es de reconocerse, porque eso es también parte de la grandeza de un compositor.

Sunlight Sweet empieza como un blues psicodélico folkeado semi-acústico en el que hay una guitarra con slide y un reverb que le aumenta ese efecto lisérgico, igualmente las letras son de ese tipo, para luego convertirse en raga rock. Es una mezcla extraña incluso para su época, ya que nunca he oído a ningún otro grupo hacer una mezcla de estos dos subgéneros de esta manera y es por eso que esta canción es muy distintiva y peculiar, además de ser un experimento exitoso, incluso si no es la mejor canción del disco.

Of She, Of Things es pop psicodélico que raya con el folk rock que me recuerda un tanto al Da Capo de Love por su finura muy a la Arthur Lee y Bryan McLean, pero de nuevo, Bob lleva a esta canción más allá al introducir un solo de guitarra propio del heavy psych, cosa que hace de este tema algo muy interesante y peculiar. Espléndido.

Mobeda Dandelions es heavy psych funkeado que parece un cruce entre Grand Funk y los Dug Dug's en el que podemos encontrar un solo de guitarra ultra-psicodélico muy a la Gustavo Garayzar y una flauta que inmediatamente recuerda a la de Armando Nava. Si bien este tema no es tampoco el mejor el disco, es muy pegajoso y constrata perfectamente con la canción anterior. Temazo.

The Path Does Have Forks es otro bello tema en el que convergen de manera perfecta el folk psicodélico más dulce con flauta y el heavy psych más guitarrero, pues por un lado tenemos una muy dulce y bellísima melodía que bien podría ser tocada de manera acústica o semi-acústica y por el otro, a un grupo que puede sonar todo lo pesado, guitarrero y machacante que quiera, sin necesariamente vampirizar a la parte más dulce y melódica de la canción, y de nuevo, esto es algo muy, pero muy difícil de lograr y aún así, Bob lo logró, y eso lo pone entre los compositores más impresionantes que he escuchado dentro de la psicodelia en general. Por otro lado, los ecos de los Dug Dug's y el Ritual son más que notorios, aunque me atrevo a decir que ellos nunca llegaron a tanto como Bob Smith. Otra obra maestra y una de mis canciones preferidas de todo el disco.

El disco cierra con broche de oro con Try, Try To Understand, en el que de nuevo el eclecticismo cerebral y creativo hace gala, esta vez en una combinación de rock ácido latinizado, psicodelia mística, heavy psych y algo de influencia del cool jazz, en la instrumentación encontramos aparte de la típica instrumentación de rock, esos coros místicos que son sello de Bob y el vibráfono que le da ese toque de finura y sofisticación jazzística que hace que esta canción sea un magistral cierre para un disco tan bueno.

No hay comentarios.: