Seguidores

9 oct 2021

La Antología del Rock Vol. 3: La Vieja Guardia (2020)

  Muy buenas a todos ustedes, sean bienvenidos a un post más de este especial de psicodelia mexicana con motivo de los 50 años de Avándaro, el cual tenía originalmente planeado publicar el 16 de Septiembre, pero como les venía diciendo anteriormente, no me sentía lo suficientemente lúcido y creativo para escribir, por lo que decidí posponer su publicación hasta hoy, que tuve por fin la lucidez y la energía suficientes para terminar las reseñas, por lo que espero que los que esperaban con ansia una nueva entrega, me disculpen por tardarme tanto y haber dejado la mayor parte del mes de Septiembre vacío, espero que esto se componga ahorita en Octubre. ¡Hasta la próxima!

Como nota, quiero decir que este post servirá tanto como una actualización de dos discos que ya habían sido publicados por aquí y como nuevo post por uno que nunca se había publicado en el blog. Muchas gracias.


CD 1: Pájaro Alberto y conjunto Sacrosaurio - Viaje Fantástico (1974)
Alberto Isordia más conocido como el "Pájaro Alberto", es otro de los personajes más celebres del rock mexicano de aquellos años, pues es conocido por su labor con Love Army, uno de los grandes ausentes en Avándaro, grupo que comenzó en Tijuana, Baja California con el nombre de los Tijuana Five y que más tarde con la adición de una sección de metales fue cuando empezó su época dorada en la que mezclaron influencias de jazz rock y soul psicodélico, dando resultado a la icónica Caminata Cerebral, editada en 1971, la cual fue especialmente conocida por su letra en español que contenía un mensaje político y lo cual significó un motivo para que la censuraran de varias radiodifusoras, sin embargo, también significó que fueran contratados para tocar en Avándaro, sin embargo no pudieron llegar, igualmente se hicieron conocidos por sus enérgicas tocadas en el club Tiberio's en Acapulco, Guerrero.

Una vez disueltos, el Pájaro se fue a formar a Sacrosaurio y no tardaron mucho en grabar su único álbum, que tuvo la participación del mismísimo Armando Nava en la producción y dirección artística (esto también fue motivo para que el Pájaro le regresara el favor al participar en el tercer disco de los Dug Dug's), así como la participación de las hermanas Valdez (conocidas por su labor con la Cosa Nostra) y de Carlos "el Nono" Zaldívar del Epílogo en los créditos de una canción, el cual salió en 1974 con el título de Viaje Fantástico.

Con un título ultrapsicodélico, el Viaje Fantástico es un disco de lo que yo le llamaría "psicodelia ecléctica", pues lo que tenemos es básicamente una combinación de muchos estilos en los que encontramos folk psicodélico, pop barroco de sabor lisérgico, rock sureño, soul, soft rock, heavy psych, rock ácido y raga rock, en donde podemos notar también ecos británicos, gringos y españoles (sí, lo leyeron bien), por lo que estamos ante un álbum muy completo y diverso que a pesar de que combina muchísimas influencias, todo ello está mezclado de una forma muy fina y artística, e igualmente algo que lo hace único es que está cantado en Español en su totalidad, por lo que (al menos en mi opinión) es completamente correcto que esté considerado entre los mejores discos mexicanos de la historia.

El disco comienza con la icónica Seguir al Sol, canción que se llevó el título de "el tema de Avándaro" por su letra partidaria del hippismo, a pesar de haber sido grabada 3 años después de aquel festival, pero es que además de la letra, la música ejemplifica a la perfección lo que podríamos etiquetar como folk rock psicodélico hippie por excelencia, por su mezcla de instrumentos eléctricos y acústicos, en el que yo noto también ecos del enorme Phil Pearlman y Relatively Clean Rivers, no solo en lo musical, sino por la letra, pues precisamente este se fue a vivir al campo y hasta la fecha se dedica a la ganadería. Obra maestra.

Giselle es un tema en el que podemos notar una influencia muy marcada tanto de los Beatles en su época psicodélica (Blue Jay Way) como de Paul McCartney solista y por si no fuera poco, noto ecos del pop español más comercial de la época, particularmente de Camilo Sesto, aunque en un plan mucho más refinado y psicodélico, pues por un lado tenemos la interpretación vocal del Pájaro que me suena muy a George Harrison, la cual incluye un parlante leslie (algo muy beatlesco) y el sintetizador que le da una atmósfera muy viajada (un recurso que retomaría Armando Nava para el Cambia, Cambia). Espléndido.

Vida es otro de los temas célebres del Pájaro y de hecho fue el lado B del sencillo de 1974 que incluía también Seguir al Sol, y de nuevo tenemos pop psicodélico beatlesco, aunque esta vez con adornos barrocos hechos por el clavecín, igualmente la letra es muy poética y espiritual, por lo que me veo tentado a decir que el Pájaro Alberto es uno de los mejores letristas del rock mexicano de la época junto con los de Antorcha (que se jodan los rupestres y su defensa del kitsch mexicano). Obra maestra.

Amor Libre, otra alusión a la filosofía del movimiento hippie como lo dice su título, en la que la música suena mucho a Grateful Dead, lo que me parece muy interesante, teniendo en cuenta que aquí en México ese grupo no generó mucho revuelo, pero posiblemente en Tijuana sí. Temazo.

Ven a verme es un cruce entre el folk psicodélico de la Revolución de Emiliano Zapata (So Long Ago) con una especie de rock sureño souleado en el que destaco especialmente el violín, que me parece excelente. Temazo.

No pudo ser muestra que el Pájaro Alberto no es únicamente un maestro en distintas vertientes de la psicodelia, pues aquí nos muestra que también puede manejar de forma excelente el soft rock al estilo de Todd Rundgren (uno de los mayores íconos del rock y el pop de Estados Unidos) en el que también se incluyen unos arreglos muy refinados de cuerdas que quita el aliento. Espléndido.

La Isla en su letra vuelve a reiterar el hippismo del Pájaro Alberto, sin embargo, musicalmente lo encontramos en su faceta más cercana al heavy psych en el que podemos notar ecos de la Verdad Desnuda (Illusive World), el Amor (On The Midnight Bus), Deep Purple (The Painter), Vanilla Fudge (Shotgun), The Corporation (I Want To Get Out of My Grave) y Elderberry Jak (Vance's Blues), pues básicamente es un tema sumamente guitarrero en el que también podemos notar un órgano hammond y cierta influencia del soul que también nos hace recordar a su anterior agrupación Love Army. Espléndido.

Y llegamos al tema homónimo del disco, el cual es un rock ácido muy guitarrero en el que otra vez se notan ecos del Shady Grove de Quicksilver Messenger Service, por la inclusión del piano y por los solos de guitarra que de alguna manera recuerdan al gran John Cipollina, por otro lado, la letra es sobre una experiencia espiritual. Obra maestra.

A donde tú vayas vuelve a la influencia beatlesca pero combinada con el rock ácido del tema anterior, en el que otra vez se notan acentos Cipollinescos en la guitarra y ese toque refinado de piano y clavecín que recuerdan al gran Nicky Hopkins. Espléndido.

Y el disco cierra con broche de oro con Raga, probablemente uno de los pocos acercamientos en el rock mexicano con el raga rock junto con la peculiar versión del Matarilerilerón del Huevo Blues, en el que encontramos un sintetizador que imita a una tambura, guitarra acústica, tambores, cítara eléctrica y bajo en la instrumentación, mientras que el Pájaro Alberto vuelve a sonar reminiscente del gigantesco George Harrison, por lo que creo que podemos dar por sentado que el Pájaro es su fan, igualmente la letra es muy poética y hippie. Obra maestra y el mejor momento del disco sin duda alguna, belleza total.

El Viaje Fantástico es un discazo por donde se le vea, los temas brillan por su combinación de finura, eclecticismo y potencial comercial pasada por el filtro de la psicodelia y la reivindicación del hippismo en una época donde ya nadie hablaba de la mentada "era de acuario", pero que supo condensar perfectamente la filosofía que se vivió en Avándaro.




CD 2: Los Spiders - Back (1970)
Los Spiders comenzaron desde 1960, con el auge del rock & roll y los covers en México, ellos durante los 60's fueron un fenómeno de los cafés cantantes de Guadalajara, Jalisco, y en 1966 grabarían su primer EP que contenía un refrito de For Your Love de los Yardbirds cantado en español, pero no sería hasta 1969, cuando surge su primer cambio de alineación en donde entran el excelso tecladista Servando Ayala y el vocalista Antonio Vierling y así comienzan a grabar su primer sencillo de música original, el cual tenía la canción Back, la cual recibió mucha difusión en las radiodifusoras de todo el país en 1970, lo que históricamente nos haría cuestionar sobre quiénes realmente popularizaron el movimiento conocido como "la Onda Chicana", si ellos o los también tapatíos la Revolución de Emiliano Zapata. Después sacarían un par de discos más: Nuevas Rutas del Sonido en 1973 y Corre, Corre, Corre en 1980, que a pesar de que no recibieron ni la mitad de la difusión que recibió su debut, estos debieron haber catapultado a los Spiders como la mejor banda tapatía. Hoy siguen vigentes junto con otros grandes como la Revo, la Fachada de Piedra, la Quinta Visión, Pastel Pilatos, Frankie Bizarro y Pelé y el 39.4, aunque con un nuevo guitarrista, ya que el "Tucky" se murió en Enero del 2008.

Back es un álbum de excepcional manufactura en el que podemos encontrar un rock ácido finísimo interpretado por unos músicos que brillan como pocos lo han hecho en este país, pues absolutamente todos los miembros del grupo destacan por su maestría en sus respectivos instrumentos, pero no solo eso, las canciones brillan por su insólita finura (como diría el buen Gus), delicadeza y precisión melódica, mostrándonos una vez más que fue esta época donde precisamente los músicos roqueros mexicanos estuvieron al nivel de los mayores exponentes extranjeros, cosa que no se volvió a repetir en otras épocas, lamentablemente. Por otro lado, la música de los Spiders muestra reminiscencias de grupos como Quicksilver Messenger Service, Country Joe & The Fish, H.P. Lovecraft, SRC, Hunger, The Fraternity of Man, los Them, Procol Harum, Love, los Zombies y Reign Ghost, pues por un lado el trabajo guitarrero de Reynaldo Díaz suena muy influenciado por John Cipollina y Barry "The Fish" Melton simultáneamente, mientras que Servando Ayala nos hace recordar al mejor trabajo de David Cohen, Matthew Fisher, Rod Argent (con los Zombies) y Dave Hair, igualmente podremos encontrar algo de flauta transversal (el instrumento omnipresente en la psicodelia mexicana) que recuerda a los Them y a Mad River tocada también por el "Tucky", un bajo que suena a contrabajo tocado por Manuel Olivera (hermano de Guillermo Olivera, bajista de la Fachada de Piedra), una batería precisa tocada por Enrique Chaurand, quien también contribuye en una canción junto con Antonio Vierling en las tablas (tambores hindúes) y por fin tenemos a Antonio, quien con su voz de tenor lírico muy expresiva hace su mejor trabajo.

El disco comienza con Thought, que es una canción que está dividida en dos partes, la primera es (A Song) que es la que abre y la segunda es (Prayer), la mayor diferencia es que la primera está cantada y la segunda está hablada, sin embargo ambas parecen ser exactamente la misma composición con la misma instrumentación y básicamente lo que nos encontramos es una canción acústica con tintes nostálgicos y melancólicos que incluye únicamente como instrumentación guitarra acústica, armónica y voz, haciendo eco de dos grupos mexicanos contemporáneos: los Dug Dug's y la Revolución de Emiliano Zapata. Espléndido tema para abrir y cerrar un discazo como este.

En el segundo tema ya comienza lo que yo digo que es el oro puro con Something I Heard (Last Night), compuesto por el enorme Reynaldo Díaz, y es que nos encontramos ante un tema bellísimo de una finura que nadie creería que se trata de un grupo mexicano, lo que me hace remitirme a lo que he venido diciendo en las reseñas anteriores y es que mientras que el común de la gente cree que el rock en México ha llegado tan solo a un nivel de aficionado por la pobrísima calidad tanto compositiva como interpretativa de los grupos y solistas de la mayoría que han surgido de 1984 a la actualidad, sin embargo, esta es otra muestra junto con Bajo el Sol y frente a Dios del Ritual, Voy hacia el Cielo (Voy hacia el Sol) de los Dug Dug's, Again de la Revolución de Emiliano Zapata, For Those Who Love de la Comuna, Hallelujah Everywhere de la Verdad Desnuda y Faith del 39.4 de que el rock mexicano sí se acercó alguna vez a la finura de numerosos grupos extranjeros. Obra maestra.

People Deceive es rock ácido de tintes melancólicos que evoca al Shady Grove de Quicksilver Messenger Service pero sin el piano de Nicky Hopkins, el cual es sustituido por el órgano de inspiración barroca (Bach y Pachelbel como influencias principales) de Servando Ayala, en el que Antonio Vierling hace una interpretación vocal especialmente expresiva y poderosa que va en excelente conjunción con el resto de la música, mientras que el "Tucky" nos trae a la mente al mejor John Cipollina y el bajo suena con muchísima clase. Obra maestra.

On The Road es probablemente el tema menos interesante del disco, pero eso no significa que no sea bueno, pues aquí nos encontramos con una canción con bastante humor que recuerda a los momentos más divertidos de Country Joe & The Fish y The Fraternity of Man, incluso la voz de Antonio me recuerda mucho a la de Lawrence "Stash" Wagner.

Now es otro de los mejores momentos del disco y es que nos encontramos con una pieza perfecta de psicodelia ácida en la que la guitarra se hace ausente para dar paso a una superlisérgica excursión de órgano Farfisa y piano eléctrico, ambos tocados por Servando Ayala, en la que recuerda tanto a Country Joe & The Fish como a los Zombies y a Hunger, haciendo de esta pieza una de las mejores y más psicodélicas que se hayan hecho en la historia del rock mexicano. Obra maestra de principio a fin.

It's You es otra balada de tintes melancólicos que vuelve a remitirnos a Quicksilver Messenger Service al igual que a Procol Harum, pues por un lado tenemos el órgano de Servando Ayala que aquí parece haber conectado su Farfisa a un Leslie para imitar el sonido llenador del Hammond y así darles más clase a sus barroquismos, mientras que Reynaldo Díaz nos vuelve a mostrar lo influenciado que estaba por John Cipollina, con sus melódicos solos de guitarra aderezados por el uso del trémolo, mientras que la interpretación de Antonio Vierling de alguna manera me recuerda al enorme Arthur Lee. Otra obra maestra.

Back es una canción icónica, una proeza como pocas, una auténtica obra cumbre de la psicodelia en México, en la cual encontramos una finura indescriptible guiada por el gariboleo barroco de Servando Ayala, la expresiva y poderosa voz de Antonio Vierling (su compositor, quien afirma haberla compuesto a los 14 años), el bajeo con muchísima clase de Enrique Chaurand y la extraordinaria guitarra melódica de Reynaldo Díaz Vélez el "Tucky", y es que si algo hay que mencionar es que esta fue la primera canción original de un grupo mexicano en ser un éxito al haber entrado a la mayor parte de las radiodifusoras del país, seguida de Nasty Sex de la Revolución de Emiliano Zapata, pero esa es otra historia que ya contamos. Obra maestra.

You Love Me de alguna manera suena como si Steppenwolf hubiese contratado a John Cipollina en el lugar de Michael Monarch, la canción tiene un ritmo prendido y mucha energía, a pesar de quedar opacada por tanta obra maestra aquí presente.

I'm A Man es una dulce e introspectiva balada de folk psicodélico, con una instrumentación tranquila que incluye guitarra eléctrica con efecto de vibrato, percusiones, órgano Hammond, piano y una interpretación vocal muy suave, en la que la letra va narrando la madurez y la toma de responsabilidad de un joven dispuesto a emanciparse de su familia (algo que hoy muchos anhelamos y que cada vez se hace más improbable debido a que el sistema cada vez hace más grande la brecha entre los ricos y los pobres), hacia el final Servando Ayala hace lo que mejor sabe hacer, llevarnos al edén psicodélico con sus solos de órgano. Obra maestra.

Movin' Up vuelve a recordarnos a Steppenwolf, y de nuevo encontramos un tema que a pesar de que tiene mucha energía y suena hasta bailable, queda un tanto opacado por tanta proeza creativa que está presente en este disco, pero podría decirse que es históricamente importante al igual que You Love Me por ser parte del heavy psych mexicano primigenio. Muy buen tema.

Love Is The Way es otra proeza, otro tema descomunal el cual pudo haber sido un cierre de broche de oro si no estuviese la segunda parte de Thought, sin embargo, eso no le quita ser una de las más bellas y mejor elaboradas piezas de la psicodelia mexicana, pues estamos ante una obra del nivel de Square Room de los Them, The Fool de Quicksilver Messenger Service, Workshop de Hunger y Grace de Country Joe & The Fish, en el que encontramos una parte de psicodelia jazzeada con flauta y piano claramente inspirada por Take Five de Dave Brubeck mientras que la flauta transversal va soleando de la forma más psicodélica posible, luego tenemos más rock ácido de tintes melancólicos que evoca a Quicksilver Messenger Service y a Hunger, para terminar volviendo a la psicodelia ácida jazzeada en donde encontramos unos de los paisajes musicales más lisérgicos jamás escuchados en la historia del rock mexicano, el cual de alguna manera recuerda tanto a QMS como a los Them y a Mad River (Wind Chimes), pues tanto Servando Ayala en el Farfisa como el "Tucky" en la flauta van improvisando con un aspecto al que yo situaría en un rock ácido de inspiración hindú, mientras que el bajo de Enrique Chaurand como siempre, sonando con muchísima clase y sumamente llenador, como si fuese un contrabajo, y para finalizar tenemos la guitarra Cipollinesca reafirmando la grandeza de este tema.

Back es una obra maestra sin lugar a dudas, un disco que no tiene temas de relleno y que muestra a un grupo dando lo mejor de sí, explotando su creatividad para crear obras que después de 51 años de haber sido lanzadas al mercado, se siguen escuchando y que indudablemente es parte de lo mejor en la historia del rock nacional.




CD 3: Enigma - Enigma (1972)
Los orígenes de Enigma se remontan a un grupo llamado las Ventanas, el cual tocaba una especie de bubblegum pop psicodélico a fines de los 60's, lo cual les trajo bastante popularidad, al punto de tocar en giras organizadas por la CBS -disquera en la que habían firmado- alrededor de todo el país, las cuales, irónicamente, estaban acompañadas por bandas y cantantes de música tropical, rancheras, boleros y demás, y según las anécdotas de los mismísimos miembros de las Ventanas como Pablo González y Héctor Zenil -quien entró en 1970-, la gente se prendía mucho más con los grupos de rock como ellos que con los de los otros géneros, lo cual -por supuesto- dejaba opacados a estos últimos, cosa que debería hacer que nos planteemos la pregunta: ¿Esto habrá sido un motivo oculto para que el gobierno implementara el infame Avandarazo? No podemos asegurarlo, sin embargo, no hay que descartarlo como una probabilidad, ya que en México se tiene la bonita costumbre de crear mafias y de que estas controlen de forma monopólica y criminal los medios de comunicación, el gobierno y las industrias, y aunque a muchos les suene a pura teoría de conspiración, esto último es un hecho y que el simple hecho de que unos grupos de jóvenes con ropas psicodélicas, pelos largos e instrumentos eléctricos los opacaran de esa manera, puede ser un motivo para que gente como Vicente Fernández, la Sonora Santanera o Armando Manzanero (que digan lo que digan, su música pecaba de kitsch) intentaran por todos los medios desaparecer al rock y con Avándaro finalmente vieron la oportunidad de lograrlo, al fin el gobierno veía a los hippies con desprecio, por lo que la propuesta de usar a Avándaro como motivo para acabar con el rock fue bien recibida tanto por el gobierno como por la mayor mafia de los medios de comunicación que ha tenido México, Telesistema Mexicano (luego conocida como Televisa), pero bueno, regresando a la historia de Enigma, el grupo había tenido mucha popularidad con el nombre de las Ventanas, sin embargo, se encontraban inconformes con el pop psicodélico que habían venido tocando en años previos, por lo que en 1970, cuando la Revolución de Emiliano Zapata lograron tener una fama sin precedentes con Nasty Sex, el grupo decidió cambiar radicalmente de estilo, pasando del pop a un hard rock de raíces bluseras y elementos psicodélicos, el cual estaba fuertemente influenciado por grupos anglosajones como Steppenwolf, Led Zeppelin, Deep Purple, Grand Funk Railroad y Ten Years After, sin embargo, algo que también cambió fue su nombre, pues sabían que si su nuevo disco salía con su antiguo nombre, probablemente no hubiese sido tan bien recibido por el público que ya escuchaba a los grupos de la llamada "Onda Chicana", por lo que se hicieron llamar Enigma y los miembros que estuvieron conformados en ese momento por los hermanos Carlos, Pablo y Sergio González más Héctor Zenil, se cambiaron los apellidos por signos zodiacales, por lo que en 1971 salió el primer sencillo de Enigma con la icónica Bajo el Signo de Acuario, que fue un éxito inmediato y que se supone, fueron llamados para tocar en Avándaro, pero Armando Molina no los dejó por considerarlos "fresas", aunque existen relatos de otros asistentes que afirman que esto no es cierto y que nunca fueron contratados para tocar en el festival, aunque ambas cosas no me constan -porque no estuve ahí-, pero como haya sido, la cosa es que Enigma fueron inmensamente populares en ese momento, sin embargo, esa popularidad pronto se les vería confinada a los Hoyos Fonquis cuando el gobierno impuso tácitamente el Avandarazo y justo en 1972 salió su debut homónimo del que hoy estamos hablando por aquí.

Enigma es probablemente uno de los primeros discos pesados hechos en México junto con el disco En Vivo del Amor, lanzado poco antes en 1971, por lo que es un disco fundamental para rastrear los orígenes del rock pesado en el país. Por otro lado, musicalmente con lo que nos encontramos es básicamente una combinación de hard rock, heavy psych y boogie rock, en la que la ejecución suena cruda, directa y potente, la música es guitarrera a más no poder y la peculiarísima voz de Pablo Cáncer, a pesar de que no era una maravilla, cumple con su función, por lo que puedo decir que tenemos todos los elementos necesarios para que este disco esté al nivel de cualquier disco ultra-underground de heavy psych hecho en Estados Unidos en ese mismo tiempo, por lo que creo que ningún fan del Buster Browns, Bolder Damn, Top Drawer, Mariani, Bob Seger, Jamul, Grand Funk, Euclid, Mountain o Steppenwolf querrá perdérselo por nada del mundo, e igual, a pesar de que el estilo de Enigma era mucho más sencillo tanto compositiva como instrumentalmente hablando que el de otros de sus contemporáneos, eso no quita que podamos hablar de un disco que ya tiene el nivel que uno podría esperar de un grupo extranjero, cosa que lamentablemente no se volvió a ver hacia la siguiente década en adelante, y que igualmente afectó a Enigma, pues para sobrevivir a la época en la que el rock urbano comandado por el infame Alex Lora tuvo su apogeo, tuvieron que cambiarse a tan feo subgénero musical, sacando discos de una calidad muy variable, sin embargo, esto no duró tanto y en los últimos años en los que siguió comandando al grupo el fallecido Pablo Cáncer, este se tornó hacia un estilo más orientado al blues eléctrico, cosa que se agradece especialmente cuando uno tuvo la oportunidad de verlos en vivo al menos tres veces, no obstante, ahora el nombre de Enigma es cargado por los sobrinos de este y les queda muy grande, al punto de que han alejado a los seguidores del grupo que los habían estado acompañando desde antes de los Hoyos Fonquis.

El disco empieza con el icónico Under The Sign of Aquarius, un potente y espeso tema de heavy psych guitarrero, con un riff pegajoso y reminiscencias bluseras que bien podría pasar por ser un tema inédito del Buster Browns o hasta de los grandes Steppenwolf, cosa que convierte a este tema como uno de los más importantes de esa época por derecho propio, pues la composición es excelente y la ejecución es perfecta para el contexto de la canción, por lo que esta rola bien podría pasar a ser parte de numerosas recopilaciones de rarezas de heavy psych, si los pseudoarqueólogos que abundan se dedicaran más a investigar el género fuera de sus pretensiones de encontrar a alguna especie de Black Sabbath perdido en el basurero de la historia. Espléndido.

Save My Soul es más un boogie rock estándar, sin embargo, la canción es pegajosa y tiene un riff memorable, por lo que funcionó como el lado B del tema anterior, igualmente el trabajo guitarrero de Pablo Cáncer es admirable al igual que el de Sergio Acuario en el bajo y el de Héctor Virgo en la batería. Muy buen tema.

69 es de mis temas preferidos del disco, pues otra vez nos encontramos con heavy psych clásico, la cual recuerda bastante a Steppenwolf, pero al mismo tiempo noto ecos del sonido de Detroit, especialmente de Bob Seger, Savage Grace, MC5 y los Stooges, cosa que también me hace considerarla junto con ¿Cuál es tu Nombre? de los Dug Dug's y parte del material de Antorcha como proto-punk, igualmente la ejecución del grupo es excelente, por un lado tenemos la batería de Héctor Virgo que suena reminiscente de su ídolo Ian Paice, el bajo de Sergio Acuario que suena llenador y pesado y la guitarra de Pablo Cáncer que es la que toma la batuta de instrumento melódico y recuerda a Michael Monarch. Espléndido.

Simón en mi opinión es uno de los temas más flojos del disco, y es que de nuevo nos encontramos con un boogie rock algo genérico, pero esta vez creo que este tema fue hecho más que nada para rellenar el disco, por lo que no lo destaco gran cosa, sin embargo, a pesar de que no esté al nivel de los temas anteriores, esto es a lo que mínimo muchos grupos actuales quisieran llegar en cuanto a nivel musical.

Live It Up, Mama es más boogie rock, pero aquí, a diferencia de la canción anterior, noto más ganas, por lo que supongo que este tema no fue escrito como relleno, igualmente los integrantes del grupo muestran una excelente ejecución, por lo que se puede decir que tiene su mérito. Muy bueno.

The Call of The Woman es tal vez el otro tema icónico del grupo, especialmente porque luego en los 80's, los de Transmetal hicieron una versión que a mí en lo personal no me gusta y mejor no hablaré de la calidad de esa versión para no perder rumbo, pero igualmente aquí nos encontramos con otro puñetazo de heavy psych, esta vez más lento y con ecos de los grandes Mountain, pues es un tema más lento que Bajo el Signo de Acuario y 69, pero igual de guitarrero y pesado, en el que incluso la voz de Pablo Cáncer me recuerda de cierta forma a la del gran Leslie West. Con muy buena razón, este tema es icónico. Espléndido.

Interwine y Sunday's Coming suenan al mejor Grand Funk, es decir, al de los primeros discos en los que fueron un power trio, y es por eso que las disfruto muchísimo, todo en ellas me parece interesante. Temazos.

Para cerrar tenemos a Count Down, la cual es probablemente el tema más cercano al proto-progresivo que ha hecho el grupo en toda su carrera, pues encontramos ciertos cambios de ritmo con cierta influencia jazzera que de alguna manera me recuerdan un tanto a algunos de los grupos contemporáneos como los Dug Dug's, el Ritual o incluso a Nuevo México en sus inicios, cosa que hace a este tema muy meritorio, pues muestra que Enigma era un grupo con músicos excelentes que además podían hacer cosas con mucho nivel como esta canción. Espléndido.

El debut de Enigma no es simplemente un disco importante para la época de Avándaro, sino que es un álbum que tiene importancia por ser primerizo en su estilo y por tener temas que son de interés para cualquiera que se diga fan del heavy psych, pues además de mostrar mucha calidad, los temas son exactamente lo que los seguidores de dicho estilo buscamos, por lo que si eres de los nuestros, no esperes a bajarlo.




No hay comentarios.: