Seguidores

8 abr. 2021

Reign Ghost - Reign Ghost (1969) y Reign Ghost Feat. Lynda Squires (1970)

Antes de pasar a hablar del par de discazos que hoy les traigo, creo que de alguna manera la ironía se le suma a este post, ya que el nombre del grupo se traduciría literalmente al español como "reinado fantasma" y algo curioso y que irónicamente coincide es algo que les quiero contar a modo de introducción, pues resulta ser que mi hartazgo por el Facebook llegó a su mayor punto y decidí tomar la medida más apropiada que fue bajar una pequeña extensión para Google Chrome que bloquea sitios, ya que la estupidez de los usuarios que alguna vez toleré, ahora se ha vuelto una especie de martirio, por lo que llegué a una primera conclusión: Cuando uno no está bloqueado de esa red social (o de cualquier otra, llámese Twitter, Instagram, Youtube y demás) uno inconscientemente acepta la abundante estupidez de los usuarios al punto de que esta se vuelve invisible y uno termina contribuyendo a ella quedando inmerso en ese fango, sin embargo, cuando uno queda de simple espectador en donde todas las capacidades importantes para poder interactuar en una red social le son retiradas, uno se puede dar cuenta de que ese lugar es en realidad horroroso y asfixiante, sin embargo, hay una paradoja aún más espantosa, pues aquí cito al filósofo Slavoj Zizek cuando afirmó que lo que han hecho las redes sociales durante la pandemia es disparar a niveles exorbitantes la vida social de la gente, ya que antes, cuando todavía uno podía ver a sus amigos de carne y hueso, uno podía pasar un rato con ellos y luego tener su momento de soledad en su casa haciendo cualquier cosa, y ahora con las redes sociales uno tiene a unos tipos desconocidos que están las 24 horas del dia jodiendo con sus notificaciones y demás, eliminando cualquier soledad que uno puede tener, sin embargo, eso no es lo peor, pues de alguna manera las redes sociales se han convertido en una especie de "Gran Hermano" o peor aún, ahora las viejas supersticiones folclóricas sobre los fantasmas han sido materializadas, pues ¿Quién no ha escuchado alguna vez de sus parientes viejos leyendas de como los fantasmas son capaces de pegársele a alguien para atormentarlo y hacer que su vida sea un fracaso? Bueno, pues aquí esas leyendas están materializadas, ya que las redes sociales nos acompañan a cualquier lado, a cualquier hora, en cualquier momento, es un fantasma que no nos deja vivir tranquilos, por lo que la vieja leyenda folclórica mexicana de "se le subió el muerto" está ahora materializada en un reinado fantasma que nos persigue a donde vayamos sin que nosotros seamos conscientes de ello y así el capitalismo tardío no solo adquiere un funcionamiento improductivo, sino que además de todo es completamente fantasmático y totalitario, tanto que es invisible y se pega a nosotros en la forma de un goce ilimitado.

Antes de pasar a hablar de la música, quiero platicarles como descubrí a este grupo:

Me acuerdo que a principios del 2011 yo estaba ya completamente inmerso en la psicodelia y nada más estaba viendo a ver qué cosa rara encontraba por la red, ya que en ese tiempo los blogs de música abundaban por montones y recuerdo que en uno alojado en ucoz tenía los dos álbumes de Reign Ghost que desde las portadas se me hicieron tremendamente interesantes y al ponerlos fue click inmediato, sin embargo en aquel entonces, al ser un adolescente cuadrado, no acabé de comprenderlo, sin embargo, había algo que me hacía sentir completamente conectado a su música y hasta la fecha es posiblemente mi grupo canadiense preferido junto con los Plastic Cloud y My Indole Ring.

Hacia finales de los 60's en Oshawa, Canadá, había un par de grupos que eran los más importantes del lugar: Christopher Columbus Discovery of New Lands Band y Reign Ghost, ambos solían ser competencia directa en hacer refritos de los éxitos psicodélicos del momento, sin embargo, el vocalista de Reign Ghost se retiró del grupo a principios del 68, dejando el lugar abierto a los adolescentes Bob Bryden (quien fungía como baterista de Christopher Columbus) en la guitarra y a su novia Lynda Squires (quien era cantante del mismo grupo y poseía una voz bellísima), de ahí el grupo prescindió de los covers para comenzar a componer material original, mayormente compuesto por Bryden quien ahora era guitarrista rítmico.

A fines de 1968, el grupo logra grabar su primer disco, el cual estuvo compuesto en su totalidad por material original y salió a principios de 1969, lo que llevó al grupo a tener giras los fines de semana y finalmente disolverse en ese mismo año, aunque al final Bob Bryden y Lynda Squires lo reformaron con nuevos miembros, grabado así su segundo disco que saldría hasta 1970.

El grupo se volvió a separar, ya que Lynda Squires terminó audicionando para el musical Hair y Bob Bryden formó a Christmas, un grupo de psicodelia y progresivo que sacó tres discos durante su existencia.

La música de Reign Ghost a pesar de tomar mayormente influencias gringas, sigue siendo muy original y peculiar, ya que si bien, sus composiciones desprenden una insólita finura pocas veces vista en un grupo de su estilo, al mismo tiempo podían sonar tan crudos y directos como un grupo de garage de mediados de los 60's, por lo que sus canciones pueden ir de lo íntimo, romántico, gótico y sublime a lo naif, circense, inocentón y chistoso sin sonar en lo más mínimo kitsch, bobalicones, toscos o incluso vampíricos, creando así una música que de alguna manera está basada en los contrastes pero que nunca pierde el ingenio, la creatividad y la honestidad, y para que esto haya sido hecho por un grupo conformado por adolescentes que no pasaban los 16-18 años de edad es un GRAN logro, ya que además de que la música ya presenta rasgos de genialidad, la instrumentación es impecable, los arreglos son extraordinarios, la mezcla de influencias es impresionante, pues hay rasgos de folk, sunshine pop, blues, música medieval, música clásica de la India, música clásica occidental, jazz, waltz e incluso algo de bubblegum, todo ello empacado en una psicodelia de altos vuelos y tampoco hay que olvidarnos de la performance de Lynda Squires quien con solo 17 años de edad ya poseía una cualidad casi operática en su voz y eso era porque desde niña comenzó a cantar en los coros infantiles de las iglesias locales de Oshawa, por lo que se podría decir que su entrenamiento vocal vino de la música clásica y al haberle tocado la época de la psicodelia, terminó cantando rock, sin embargo, esto no la colocaría realmente en la misma categoría de Grace Slick y Janis Joplin, sino en la de cantantes como Mary Travers, Judy Collins, Joan Baez o incluso Mercedes Sosa y Violeta Parra, sin embargo en el rock también existieron cantantes que llegaban a esa cualidad operática en el rock como Conny Devanney de Ill Wind, Barbara Hudson de Ultimate Spinach, Patty MacKenzie de la Comuna, Gloria Lambert de Haymarket Square, Patti Curtis de These Vizitors, entre otras, por lo que podríamos decir que Lynda comparte rasgos musicales muy importantes con estas últimas, que además de todo, son cantantes muy olvidadas o desconocidas para el público general, sin embargo son de las mejores cantantes de rock de los 60's.

Reign Ghost (1969)
El disco comienza con Travels of Blue Paradox, que tiene un comienzo un tanto oscuro influenciado por la música de la película 2001: Odisea en el Espacio en donde Bob Bryden va recitando unas palabras en modo muy a la Ultimate Spinach para pronto convertirse en un tema con reminiscencias tanto medievalistas como de la música clásica de la India, es una psicodelia muy viajada pero que raya con lo gótico y lo etéreo mientras que la voz de Lynda Squires realmente brilla, de alguna manera este tema los podría convertir en el equivalente canadiense de Ill Wind, la Comuna o incluso de los Music Emporium. Una de sus mayores obras maestras.

Long Day Journey es una canción romántica que tan solo está acompañada de 2 guitarras -una eléctrica y otra acústica- y un bajo con un arreglo casi folk y otra vez Lynda se encarga de darle ese aspecto angelical con su interpretación. Obra maestra.

Standing Room Only, Mr. Mars se supone que fue la primera canción que compuso Bob Bryden cuando tenía 16 y según su autor, toca temas un tanto escabrosos para la época como la alienación juvenil ante la sociedad. Por otro lado, la canción es bellísima, una de las mayores obras maestras del álbum y la interpretación es verdaderamente sublime.

Eyes Know, So Does Ears and Carolina es psicodelia con bastantes cambios que de alguna manera vuelve a recordar a Ultimate Spinach, aunque con una composición más elaborada, aquí hay una mezcla de partes pausadas con otras más alegres que rayan con el pop psicodélico al igual que en los dos primeros discos del grupo bostoniano. Obra maestra.

Curio Shop es un waltz psicodélico bellísimo que va en el mismo tono que The Masquered Murderer y Janis de Country Joe & The Fish o incluso de Baroque #1 de Ultimate Spinach, pero con la voz de Lynda se vuelve otra obra maestra.

Black Ode ya muestra cierta influencia del blues, que según Bob Bryden suele despreciar por monótono, sin embargo, este tema no es de su autoría, sino del tecladista Dave Hare, aquí también se puede apreciar cierta influencia doorsiana y un fuzz asesino por parte del guitarrista Jim Stright. Temazo.

Gum Wrapper Song es una parodia al bubblegum, por lo que se trata de un tema un tanto bobalicón y naif, pero esa era la intención y es una canción divertida de escuchar si uno tiene la suficiente madurez para aceptar el humor y el sarcasmo en la música, de otra manera, pueden evitarlo si gustan. Por otro lado, este tema muestra también la forma magistral de la banda de contrastar los otros temas que rayan en lo hermoso con algo que suena cursi, infantiloide y hasta menso si ustedes quieren, sin caer en un kitsch fastidioso o en una mofa grosera e insoportable.

Southern Hemisphere Blues Legacy es rock ácido con cierta influencia sanfranciscana y bostoniana, pues se escuchan ecos tanto de Jefferson Airplane, Country Joe & The Fish, Quicksilver Messenger Service y los Animals como de Ultimate Spinach.

Para cerrar con broche de oro tenemos Reaching que de alguna manera vuelve al mismo tipo de composición que Eyes Know pero esta vez con un aspecto menos romántico y más viajado que el anterior, además de que tiene más cambios, en los cuales podremos notar influenciar una especie de deconstrucción estilística en la que encontramos rock ácido, raga rock, blues, música circense y pop psicodélico, además del final con trémolo completamente cipollinesco. Obra maestra.


Reign Ghost Feat. Lynda Squires (1970)
En este segundo disco, con una nueva alineación, el grupo aunque sigue conservando su esencia psicodélica, su música se escucha menos diversa que en su debut, pues hay más enfoque en el rock ácido de reminiscencias sanfranciscanas o incluso algo británicas, teniendo en cuenta que el nuevo guitarrista John Pudlis (quien también llega a cantar en algunos temas) puede imitar casi a la perfección el estilo de Eric Clapton en sus días con Cream, también la producción se escucha menos garagera y así como también se puede escuchar cierta madurez en los temas.

El disco arranca con una re-creación de Long Day Journey, la cual ya no es una canción ejecutada de una forma cuasi-folk, sino que se escucha una instrumentación más cercana al rock ácido sanfranciscano, además de que los solos de Pudlis le aumentan esas reminiscencias. Temazo.

More Than I es una balada muy emotiva escrita por John Pudlis, que suena a medio camino entre el folk rock y la psicodelia pausada tipo Ultimate Spinach (Mind Flowers) o Hindenburg Lyon (Eden) con un guión melódico que raya con el soul. Temazo.

Mother's Got Troubles parece un hijo bastardo de Ill Wind con la Comuna, pues es psicodelia pausada muy emotiva con una performance verdaderamente magistral de Lynda Squires y unos solos de guitarra que recuerdan al mejor Ken Frankel. Obra Maestra.

Pudsy's Parable es una mofa descarada al bubblegum, es deliciosamente ñoña y burlona, sin embargo algo que la hace más interesante es la influencia del soul que se viene notando desde More Than I por parte Pudlis a la hora de cantar. Muy buen tema.

Ain't It Great lleva la voz de Bob Bryden junto con Lynda Squires y John Pudlis y debo decir que Bob suena bastante bien a pesar de sus limitaciones vocales, pues su performance es muy buena y está al nivel del gran Country Joe McDonald o incluso de Marty Balin, mientras que John Pudlis suena un tanto baritonesco y negroide, además de que sus solos hacen eco de Eric Clapton en el Disraeli Gears.

Breast Stroke Blues es rock ácido blusero que se supone que fue hecho en tono de mofa, ya que Bob Bryden es un declarado anti-blues, sin embargo, el tema es excelente y parece una mezcla entre Ill Wind y Cream, por lo que no se me haría nada fuera de lugar que este tema pudiese pasar por un tema inédito del Disraeli Gears, pues tiene incluso los solos que suenan casi idénticos a los de Eric Clapton, pero la única diferencia es que tiene la bellísima voz de Lynda Squires. Temazo.

Solar Nice es tal vez uno de los temas que más recuerdan al primer disco, de hecho podría pasar como un tema inédito, es psicodelia que raya con lo popero sin caer en lo cursi o en lo bobalicón con la bellísima voz de Lynda Squires. Obra maestra.

Breadbox es rock ácido que tiene ecos del After Bathing at Baxter's de Jefferson Airplane, aunque sin lo experimental y lo extraño, la cual cantan Bob Bryden y John Pudlis. Temazo.

Enola Gay es la única composición del bajista Russ Erman y es la que cierra el disco. Se trata de un rock muy ácido acompañado por una guitarra fuzzeada tocada por John Pudlis (quien se supone se inspiró en Erik Brann de Iron Butterfly para este tema) y una con wah-wah tocada por Bob Bryden, después de la psicodelia ácida viene una parte mucho más tranquila y pausada muy al estilo del primer disco donde entra Lynda Squires y vuelve a dejar en claro que ella es una de las mejores cantantes de su tiempo y que no fue gratuito que la eligieran en el casting de la versión canadiense del musical Hair, también Pudlis le hace guiños al estilo de John Cipollina. Obra maestra.

 Ambos discos son joyas, sin embargo, creo que entre los dos, sin pensarlo me quedo con el primero por su diversidad y por su manejo de los contrastes que mencioné al principio de la reseña, lo que para mí lo hace una obra maestra perdida, sin embargo, mi única crítica con el segundo es que las composiciones son menos cerebrales y creativas, con un enfoque más hacia el rock ácido sanfranciscano estándar, por lo que se extrañan esos cambios rarísimos y ese aspecto ligeramente sinfónico presente en el debut, así como también sentí que a Lynda Squires la limitaron mucho y su performance se escucha mucho menos operática y más estándar, lo que a algunos les podrá parecer una ventaja, pero a mí en lo personal me encantan las cantantes con voces operáticas.

Dos discos que no pueden perderse.

P.D. No tengo las versiones remasterizadas por el mismo Bob Bryden, por lo que les dejo un par de viejos ripeos míos de las ediciones de Akarma en lo que puedo conseguir las nuevas versiones.

No hay comentarios.: