Seguidores

3 ago. 2015

13th Floor Elevators - Bull of The Woods (1969)

El último y nos vamos.

Este es el testamento de los 13th Floor Elevators, lo último que nos dejaron para la posteridad (lamentablemente), debido a que Roky Erickson fue arrestado por posesión de marihuana y para que no lo metieran preso, alegó que él había tenido contacto con alienígenas y lo metieron a un hospital psiquiátrico donde le diagnosticaron esquizofrenia y de donde no salió hasta 1973 cuando se reunió con sus antiguos compañeros para dar una pequeña gira por su natal Texas.

"Bull of The Woods" de 1969 es el disco más controversial del grupo, pues hay gente que afirma que este es su mejor disco aunque hay otros que dicen que es el menos bueno, y yo soy de estos últimos.

Roky Erickson y Tommy Hall hacen aparición en apenas 4 temas de los 11 que hay en el disco, mientras que lo demás está casi compuesto completamente por Stacey Sutherland.

A diferencia de sus placas anteriores y el irregular falso "Live" de 1968 que está basado en tomas alternas del grupo con gritos pre-grabados, el sonido del álbum es notoriamente más basado en el blues y el country, aunque definitivamente sigue siendo un disco psicodélico como tal.

Stacey Sutherland parece ser que estaba escuchando muy seguido a Grateful Dead y Quicksilver Messenger Service cuando compuso el material de este disco, pues temas como "Down by The River" y "With You" son temas que suenan respectivamente a dichas bandas.

El resto de canciones fueron grabadas para su disco no realizado "Beauty and The Beast" (También conocido como "A Love That's Sound").

Las escasas 4 colaboraciones de Erickson y Hall son en definitiva, las mejores canciones del álbum, como la blusera "Livin' On", la típicas "Never Another" y "Dear Doctor Doom" que siguen conservando el sonido de sus discos anteriores aunque con metales añadidos y finalmente la despedida de Roky Erickson "May The Circle Remain Unbroken", donde refleja sus problemas de salud mental, algo así como "Jugband Blues" de Pink Floyd.

Un disco excelente en términos generales, ya que Stacey Sutherland resultó ser un muy buen compositor por su lado, sin embargo no estaba al nivel de sus compañeros Roky Erickson y Tommy Hall, por lo que hay ciertas inconsistencias y puntos algo flojos que hacen que suene un poco descuadrado e irregular, pero en definitiva es un álbum que los fans de los 13th Floor Elevators no se pueden perder.

No hay comentarios.: